Editar el contenido

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

Los consumidores exigen a la ONU respuestas sobre alternativas más seguras al tabaco

En medio del combate mundial contra el tabaquismo, una alianza de 52 grupos de defensa del consumidor ha lanzado un desafío directo a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A la espera de una contestación por parte del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, los activistas de 52 organizaciones civiles claman por una revisión sustancial de las políticas actuales de salud pública, instando a que se reconozcan y adopten estrategias de reducción de daños y alternativas más seguras frente al tabaquismo. Ante la inminencia de la Conferencia de las Partes (COP10), estas organizaciones exigen que las autoridades adopten una política más humana y fundamentada en el rigor científico, alertando sobre la continuidad de políticas que, según los críticos, pueden sacrificar millones de vidas.

En la actualidad, más de mil millones de personas siguen envueltas en el mortal humo del tabaco y la mitad de los fumadores podrá tener una muerte prematura asociada al hábito de fumar. Por ello, grupos de defensa de salud pública siguen elevando su voz frente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), exigiendo un cambio en la estrategia global contra el tabaquismo. 

Los 52 grupos de consumidores de distintas naciones esperan aún una respuesta a la carta colectiva dirigida a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, bajo la dirección de Volker Türk. El mensaje es unánime y directo: reconocer el derecho de los fumadores a alternativas más saludables es fundamental para el progreso de la salud mundial y el respeto a los derechos humanos.

Asa Saligupta, de ENDS Cigarette Smoke Thailand (ECST), y Nancy Loucas, de CAPHRA, han puesto en evidencia la actitud de la OMS, que, al restringir el acceso a opciones menos dañinas para los fumadores adultos, contradice el derecho a la salud y los principios de reducción de daños de la ONU. Esta crítica gana relevancia a medida que el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la OMS se prepara para la décima sesión de la Conferencia de las Partes (COP10), prevista para el 20 al 25 de noviembre de 2023.

Saligupta, cuya organización firma la carta, ha sido particularmente crítico con la OMS. Se pregunta: «¿Cómo juzgará la historia a la OMS dentro de 20 o 30 años? La agencia global encargada de cuidar la salud del mundo causa millones de muertes porque ignora la ciencia que respalda la reducción del daño del tabaco».

La petición, reforzada por el reciente «Informe Alternativo sobre la (NO) Implementación del Convenio Marco para el Control del Tabaco Artículo 1 (d) sobre Estrategias de Reducción de Daño«, firmado por más de 80 partidarios que exigen transparencia en las reuniones del CMCT, hace hincapié en la necesidad de incluir la experiencia de los consumidores y la representación de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en la próxima COP10. Los firmantes destacan que ninguna persona puede alcanzar el nivel más alto posible de salud si no puede tomar libremente decisiones sobre su cuerpo.

La evidencia no deja lugar a dudas: la caída en la prevalencia del tabaquismo en países como Suecia, Japón y el Reino Unido se ha relacionado con la adopción de productos libres de humo. Una revisión de Cochrane de 2022 refuerza la postura de que el vapeo de nicotina supera en eficacia a la terapia de reemplazo de nicotina para dejar de fumar. A pesar de esto, la OMS insiste en una política que muchos ven como desfasada y perjudicial para la salud pública.

Los firmantes instan a la OMS a:

  1. Reconocer la reducción del daño del tabaquismo como una estrategia legítima y basada en la evidencia, especialmente dentro del contexto del CMCT de la OMS y sus directrices de implementación.
  2. Revisar su posición sobre productos alternativos de nicotina más seguros basándose en la última evidencia científica y empírica.
  3. Apoyar a los Estados miembros de la OMS para que adopten políticas y programas de reducción del daño en relación con el tabaquismo de una manera consistente con el derecho a la salud y los estándares de derechos humanos.
  4. Dar la bienvenida a la participación de los grupos de consumidores en la COP10.

A medida que el debate se intensifica, el silencio del alto comisionado Türk se hace más ensordecedor. La COP10 no solo definirá el futuro de las políticas globales de control del tabaco, sino que pondrá a prueba el compromiso de la OMS con el derecho fundamental a la salud de millones de fumadores. La esperanza de estos defensores de la salud pública es que el derecho a un futuro más saludable para los fumadores no se disipe y que se tomen decisiones concretas que demuestren un enfoque más inclusivo y basado en derechos.


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a [email protected].

La entrada Los consumidores exigen a la ONU respuestas sobre alternativas más seguras al tabaco se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones