Editar el contenido

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

¿Qué es la citisina, el medicamento más eficaz para dejar de fumar?

Ante la ausencia del patentado y costoso Champix, llama la atención un posible reemplazo más barato y con menos efectos secundarios: la citisina.

No está a la venta en muchos países, pero los fumadores que deseen usar citisina para dejar de fumar pueden comprarla a través de Internet. Sin embargo, encontrar información clara al respecto es una carrera de obstáculos. Con más de 50 años de historia, la citisina es el fármaco más efectivo para dejar de fumar, con pocos efectos secundarios y a bajo costo. El alcaloide, extraído del arbusto llamado laburno, se ha utilizado comúnmente en Europa del Este para dejar de fumar desde 1964 bajo el nombre de Tabex.

Tras la caída del régimen socialista en los países del Este, el lobby de los laboratorios farmacéuticos consiguió que se rechazaran los estudios sobre la citisina anteriores a la década de 1990. Desde entonces, varios ensayos clínicos han confirmado que la citisina es más eficaz que los sustitutos farmacéuticos de la nicotina (parches y chicles) e incluso un poco más efectivo que la vareniclina (Champix), mientras que causa significativamente menos efectos secundarios que el medicamento de Pfizer. Su costo es casi veinte veces menor. Esto al menos mientras Champix estuvo a la venta porque, desde junio de 2021, Pfizer ha cesado su distribución antes de retirar todos los lotes bajo un pretexto, digamos, «extraño».

A pesar de los estudios clínicos y los datos de observación, la citisinano está autorizada para la venta en muchos países, mientras que se vende sin receta en otros, como en Europa del Este y Canadá. En Polonia, la citisina recibe el sobrenombre de “la aspirina antitabaco”, según la expresión de los especialistas en salud pública y tabaquismo.

Una molécula natural no lo suficientemente rentable para Big Pharma

Bajo diferentes nombres comerciales (Tabex, Desmoxan, Recigar, Defumoxan…), la citisina ya está a la venta sin receta médica en los países de Europa del Este, especialmente en Bulgaria, Polonia y República Checa. En Canadá, una marca comercializa desde 2017 un producto de citisina como producto fitoterapéutico. A pesar de más de 50 años de historia y varios estudios clínicos recientes, no está a la venta en Francia o Suiza. Su coste, de menos de 30 € por un mes de tratamiento, es muy inferior al de Champix. 

Aparte de la facilidad de cultivar el laburno en latitudes europeas, el principal motivo de esta diferencia de precio es la ausencia de patente sobre la molécula natural, mientras que Pfizer ha patentado su imitación sintética. «La citisina es digna de interés», comentó el profesor Henri-Jean Aubin en Le Figaro en 2015, “las industrias farmacéuticas no están interesadas en esta molécula porque no es muy rentable. Su comercialización en Francia generaría solo pequeñas ganancias”, precisó en su momento el investigador del Instituto Nacional de Salud e Investigaciones Médicas de Francia (INSERM).

La citisina es un equivalente natural de la vareniclina, una molécula sintética que Pfizer creó y patentó después de la caída del bloque soviético. “La citisina y la vareniclina pertenecen al mismo grupo de agonistas parciales y antagonistas parciales de los receptores de nicotina. Ambas sustancias tienen una alta afinidad por los receptores nicotínicos α⁴β²”, explica un equipo de investigadores dirigido por el profesor Witold Zatoński, de la Universidad de Calisia (Polonia), en el Journal of Health Inequalities en 2020.

En otras palabras, la gran afinidad de la citisina por los receptores nicotínicos de acetilcolina α⁴β² permite reducir la sensación de carencia provocada por dejar de fumar y podría reducir el efecto de recompensa neurológica que produce el hecho de fumar un cigarrillo.

Evidencia de la eficacia 

“Los primeros datos de los ensayos clínicos sobre los efectos beneficiosos de la citisina para dejar de fumar se publicaron a fines de la década de 1960 y principios de la de 1970 en revistas en idioma no inglés en Europa del Este. Las tasas de abandono del hábito de fumar informadas por los propios pacientes y recopiladas por correo variaron del 41 % al 65 % al final del tratamiento y del 21 % al 30 % después de seis meses o más de seguimiento”, informan Judith Prochaska y Neal Benowitz en el BMJ en 2013

Un primer metaanálisis realizado en 2006 por el profesor Jean-François Etter, de la Universidad de Ginebra, había encontrado una docena de estudios, realizados en Bulgaria, Alemania, Polonia y Rusia. “La citisina puede ser eficaz para dejar de fumar. Este hecho ha pasado mayormente desapercibido en la literatura en lengua inglesa”, concluye el investigador de salud pública.

Autorizar la venta de citisina

Seis años después, un nuevo metaanálisis dirigido por el profesor Peter Hajek, de la Universidad Queen Mary (Reino Unido), incluye nuevas investigaciones realizadas según criterios “occidentales”. La hipótesis se confirma. “La citisina es un tratamiento efectivo para dejar de fumar con una eficacia comparable a otros tratamientos autorizados actuales. Dado su bajo costo y potencial para la salud pública, se justifica el registro de la citisina para dejar de fumar”, concluye el artículo publicado en Thorax en 2013

Casi diez años después, sigue sin ser así. Sin embargo, mientras tanto, varios estudios han confirmado y aclarado aún más la eficacia de la citisina. En 2014, un ensayo clínico con más de 1300 participantes en Nueva Zelanda, cuyos resultados se publicaron en The New England Journal of Medicine (NEJM), mostró que la citisina es más eficaz que la terapia de reemplazo de nicotina (NRT). Otro metaanálisis, publicado en la revista Addiction, confirmó su eficacia en 2019.

Menos efectos secundarios

El último estudio, publicado en 2021, es un ensayo clínico en 679 maoríes en Nueva Zelanda. Este muestra que la citisina es más efectiva que la vareniclina (Champix) y con significativamente menos efectos adversos. Después de seis meses, los fumadores maoríes que usaron citisina (Tabex) dejaron de fumar en un 12,1 % en comparación con el 7,9 % entre los que tomaron vareniclina (Champix). Además, los efectos secundarios informados por los participantes fueron más de un 40 % menores en los usuarios de citisina que en los usuarios de vareniclina, según los resultados publicados en la revista Addiction.

Datos de ese estudio demuestran que las tasas de abandono del tabaquismo verificadas con la citisina representan casi el doble en comparación con el Champix, así como la manifestación de efectos secundarios indeseables. A pesar de este conjunto coherente de resultados, la citisina aún no está aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), ni en Francia por la ANSM, ni en Suiza por Swissmedic. Sin embargo, está disponible para la venta sin receta médica en varios países de Europa del Este. Entre estos, el ejemplo del impacto de la citisina sobre el tabaquismo en Polonia es notable.

El ejemplo polaco

“Polonia ofrece un ejemplo interesante del  interés de la citisina”,  indica el sitio Stop-Tabac en su página dedicada a este tema (enlace alternativo en caso de que la página desaparezca con el nuevo administrador del sitio). En este país, el tabaquismo cayó de casi el 50 % en 1980 al 21 % en 2019. En 2017, la carga global de enfermedades encontró que Polonia experimentó una de las disminuciones más rápidas en el tabaquismo de Europa.

En 2011, un ensayo clínico realizado en Polonia, publicado en el New England Journal of Medicine, mostró que la citisina fue casi 3,5 veces más eficaz que un placebo. Gracias a estos resultados, la citisina está autorizada para la venta sin receta y se beneficia de la publicidad en Polonia. Además de la marca búlgara Tabex, Desmoxan y Recigar, en el proceso se comercializan dos productos polacos similares. «La citisina se ha convertido gradualmente en la ‘aspirina antitabaco’ en Polonia», subrayan investigadores polacos en un artículo que describe el «papel principal de la citisina, la farmacoterapia más eficaz y segura», en la disminución del tabaquismo en Polonia para el Journal of Health Inequalities en 2020.

¿Por qué no está autorizada?

Siendo al menos igual de efectiva en los ensayos clínicos, con significativamente menos efectos secundarios, mucho menos costosa y con una eficacia demostrada en la población, es difícil ver qué impide que las autoridades francesas o suizas legalicen la venta local de citisina cuando fumar es la principal causa prevenible de enfermedad y muerte prematura en ambos países. Quizás, el caso de la citisina ilustra, entre otros ejemplos, que la actuación de las autoridades contradice su discurso público sobre el tabaquismo y su llamado control del tabaco.

Para los fumadores que desean dejar de fumar, uno de los principales obstáculos para el uso de la citisina es la imposibilidad de comprarla localmente, aunque es bastante fácil pedir Tabex directamente al productor búlgaro Sopharma. Aún más inhibidor es la falta de información clara sobre el producto para el público en general. 

Raros son los tabaqueros para entregar información. Se mencionó el sitio Stop-Tabac, dirigido por el profesor Jean-François Etter de la Universidad de Ginebra. El Dr. Philippe Arvers también escribió un artículo titulado  «Citisina: beneficiosa para los pacientes, ¡no suficiente para los laboratorios!», compartido libremente  en su cuenta de Linkedin.

Una posología recomendada, pero que debe adaptarse

La dosis recomendada por Sopharma, el productor de Tabex, es un tratamiento de 25 días, con una ingesta de medicamento decreciente a lo largo de los días. Una especialista en tabaco checa, donde el producto se vende sin receta médica, dijo que, en su experiencia, continuar tomando dos tabletas al día durante 3 meses o incluso hasta 6 meses aumenta significativamente el éxito de dejar de fumar en sus pacientes 

Los ensayos clínicos en los Estados Unidos, llamados programa Orca, están probando una versión de citisina con una dosis duplicada en comparación con las tabletas búlgaras durante períodos prolongados de ingesta. El objetivo capitalista de estos ensayos, dirigido a crear un producto de citisina ligeramente modificado para patentar esta versión galénica y venderla a un precio elevado, es éticamente inconveniente. Pero los resultados son interesantes para tener en cuenta: en un ensayo de fase 2, la dosis doble (3 mg de citisina por día) obtiene una tasa muy levemente mayor de abandono del hábito de fumar sin efectos secundarios adicionales. Paralelamente a los ensayos de fase 3, la misma empresa Achieve Life Science también probará su producto Cytisine como ayuda para dejar de fumar nicotina.

Contraindicaciones

Sin embargo, es necesario tener cuidado, pues en dosis altas la citisina puede causar problemas cardíacos e incluso depresión respiratoria. “Tabex [Citisina] está contraindicado en pacientes con aterosclerosis avanzada o hipertensión arterial, portadores de un feocromocitoma”, especifica el Dr. Philippe Arvers en su artículo sobre la citisina. De forma menos grave y transitoria, pueden aparecer trastornos gastrointestinales de leves a moderados con el uso de citisina y pueden presentarse episodios de insomnio o dolores de cabeza, como es frecuente durante la deshabituación tabáquica.

¿Un reemplazo para Champix?

Desde junio de 2021, Pfizer detuvo la distribución de Champix, uno de los pocos medicamentos aprobados para acompañar un intento de dejar de fumar. Con la falta de comunicación de Pfizer, podríamos creer en un problema temporal. Sin embargo, en octubre la firma retiró todos los lotes que seguían en stock en las farmacias. Como causa del retiro del fármaco, cuya molécula activa es la vareniclina, Pfizer asegura haber descubierto de repente niveles de nitrosaminas, sustancias cancerígenas, demasiado elevados en el producto… que la firma comercializa desde hace casi quince años. 

Desde entonces nada ha cambiado, como se muestra en el hilo sobre la disponibilidad de medicamentos ANSM. La protección comercial de la patente de la molécula de vareniclina en poder de Pfizer, que ya ha expirado en Estados Unidos, está llegando a su fin en otros países. Las ventas del Champix ya habían caído un 17 % en 2020, provocando una pérdida de 919 millones de dólares, según Reuters. ¿Debemos esperar una nueva versión modificada para crear una nueva patente, una práctica frecuente de los laboratorios farmacéuticos?

«Desafortunadamente, la vareniclina ha estado agotada durante cinco meses en todo el mundo y a nadie le importa», lamentó el profesor Bertrand Dautzenberg en France Info el 10 de diciembre de 2021. Del lado británico, el Centro Nacional para dejar de fumar y entrenar (NCSCT) advirtió a profesionales de la salud en octubre de 2021 que la situación estaba destinada a durar: «Entendemos que el suministro de vareniclina no se reanudará a corto plazo y que podrían pasar varios meses o incluso más antes de que Pfizer pueda suministrar Champix».

Tratamientos alternativos

Del lado francés, “los profesionales de la salud pueden considerar prescribir un tratamiento alternativo. Las alternativas terapéuticas son la terapia de reemplazo de nicotina (TNS) y el bupropión”, comunicó la Autoridad Nacional para la Seguridad de los Medicamentos (ANSM) en su sitio el 15 de julio de 2021 y actualizado el 1 de octubre. Swissmedic es aún menos hablador, pues Champix era el único tratamiento autorizado para dejar de fumar en Suiza.

Si existe la posibilidad de posponer el reemplazo de nicotina, el consejo de considerar el bupropión (Zyban) para reemplazar Champix durante el tratamiento parece una sugerencia bastante irresponsable por parte de la ANSM. La anfetamina bupropión, vendida bajo el nombre de Zyban, no se permite ni en Francia ni en Suiza. La revisión Prescrire considera que Zyban «debe ser excluido de la atención» debido al riesgo de efectos secundarios. 

Los ingleses de la NCSCT recomiendan en cambio recurrir al reemplazo de nicotina, ya sea en forma de chicles, parches farmacéuticos y/o vapeo. «Los pacientes deben usar suficiente nicotina para evitar recaer en el tabaquismo y deben comprar un producto de un minorista de confianza, siguiendo los consejos sobre qué comprar y cómo usarlo», dice el NCSCT en su guía al respecto.

La indiferencia de las organizaciones «antitabaco»

Tanto en Francia como en Suiza, el silencio de los funcionarios de salud pública y de las organizaciones supuestamente antitabaco sobre el tema es tan profundo como el silencio de Pfizer. No se tomó ninguna medida para hacer frente a la ausencia del fármaco. Las autoridades no parecen estar considerando registrar la citisina ni realizar una campaña de información honesta sobre la reducción de riesgos para los fumadores que se pasan al vapeo.

Pero ¿entienden estas autoridades el problema? No son las organizaciones que se supone que representan la lucha contra el tabaco las que les ayudarán a comprenderlo. La Alianza contra el Tabaco en Francia (ACT), así como la Asociación Suiza para la Prevención del Tabaquismo (AT-CH) no han hecho la más mínima comunicación sobre la situación provocada por la retirada de Champix. Ni una sola palabra. 

En cambio, las dos organizaciones han trabajado para denigrar, desinformar y conspirar contra el vapeo. Por ejemplo, firmaron conjuntamente una carta a los delegados de la COP 9 antitabaco para denigrar el enfoque de reducción de riesgos ¡sin presentar la menor referencia científica! En el lado suizo, AT-CH ha unido fuerzas con las empresas tabacaleras para aprobar un impuesto contra el vapeo en el Parlamento. Mientras estuvo en Francia, ACT realizó campañas frenéticas contra productos de reducción de daños como vapeo y snus.

Champix: en la lista esencial de la OMS

Ridículo, pero significativo: en octubre de 2021, justo cuando Pfizer retiraba todos los lotes de Champix, la Organización Mundial de la Salud (OMS) agregó este fármaco a su lista de medicamentos esenciales. La OMS, sin embargo, no añadió la citisina, cuya molécula no es patentable. El costo de la citisina es unas veinte veces menor que el de Champix, con al menos la misma eficacia y menos efectos secundarios

No nos detendremos en el conocido odio de la OMS hacia los fumadores que se salen con la suya vapeando. El nombramiento honorífico, como premio a su prohibición del vapeo, de Harsh Vardhan, exministro de Salud de la India, el tercer productor mundial de tabaco y propietario del 28 % de la gigante tabacalera ITC, basta para entender para quién trabaja la OMS en este tema. En 2017, el director general de la OMS ya había nombrado como embajador de buena voluntad al sanguinario déspota Robert Mugabe, quien izó a Zimbabue al segundo lugar en el mundo de la producción de tabaco al servicio principalmente de China Tobacco.

Dinero para unos; inventiva o muerte para otros

Este silencio despectivo por parte de las autoridades arroja luz sobre un mensaje básico implícito entregado al público interesado: los fumadores que intentan dejar de fumar y los médicos que quieren ayudarlos tienen que valerse por sí mismos. Los miles de millones recaudados de las ventas de cigarrillos y los millones en subsidios derivados se destinan a otras cosas en beneficio de otras personas.

Ante la traición de las élites, corresponde a la población manejar la situación, incluso si esto significa ignorar las perversas prohibiciones para conseguir formas de dejar de fumar y ejercer el derecho fundamental de cuidar la propia salud, aunque esto vaya contra las trampas de las autoridades y organizaciones que pervierten el control del tabaco para servir a los lobbies que se lucran con el tabaquismo. Como ilustra el caso de la citisina, no hay que esperar nada más que órdenes paradójicas y perversas de las organizaciones ‘antitabaco’ y las autoridades sanitarias.

—-

Nota del autor

Descargo de responsabilidad: no soy médico y este artículo no debe leerse como una receta. No tengo lazos de interés financiero con una empresa farmacéutica (o cualquier otra para el caso). Usé citisina, bajo el nombre de Tabex, cuando intenté dejar de fumar en 2013 sin apoyo. No fumé durante 3 semanas, pero recaí después de terminar el tratamiento. En ese momento no tenía la mayor parte de la información que comparto en este artículo, en particular sobre la posibilidad de seguir tomándolo durante varios meses. La falta de información y apoyo me había puesto en una situación psicológicamente incómoda con respecto al producto. Dado que la citisina no está a la venta en Francia o Suiza, (muy) pocos especialistas en tabaco en estos países tienen conocimientos prácticos sobre ella.

Referencias:

Eter JF. Citisina para dejar de fumar: una revisión de la literatura y un metanálisis. Arch Intern Med. 14-28 de agosto de 2006; 166(15):1553-9. doi: 10.1001/archinte.166.15.1553. PMID: 16908787.  https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/410807

Walker N, Howe C, Glover M, McRobbie H, Barnes J, Nosa V, Parag V, Bassett B, Bullen C. Citisina versus nicotina para dejar de fumar. N Engl J Med 2014.  https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMoa1407764

Walker N, Smith B, Barnes J, Verbiest M, Parag V, Pokhrel S, Wharakura MK, Lees T, Cubillos Gutierrez H, Jones B, Bullen C. Citisina versus vareniclina para dejar de fumar en los maoríes indígenas de Nueva Zelanda: un ensayo controlado aleatorio . Adiccion. 24 de marzo de 2021. doi: 10.1111/add.15489. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/add.15489

Nides M, Rigotti NA, Benowitz N, Clarke A, Jacobs C. Un ensayo de fase 2b multicéntrico, doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo de citisiniclina en fumadores adultos (el ensayo ORCA-1). Nicotina Tob Res. 2021 13 de abril: ntab073. doi: 10.1093/ntr/ntab073 

https://academic.oup.com/ntr/article/23/10/1656/6224724

Dr. Philippe Arvers: Citisina: beneficiosa para los pacientes, no suficiente para los laboratorios  https://www.linkedin.com/pulse/la-cytisine-b%C3%A9n%C3%A9fique-pour-les-patients-pas -enough- laboratorios-arvers-1f/

Página de Stop-Tabac.ch sobre citisina  https://www.stop-tabac.ch/fr/therapies-et-medicaments-pour-reter-de-fumer/la-cytisine-tabex  – Enlace a una copia en Archive.org en caso de desaparición de la página original  https://web.archive.org/web/20211117105441/https://www.stop-tabac.ch/fr/therapies-et-medicaments-pour-arreter-de-fumer / citisina-tabex

Zatonski, Witold y Janik-Koncewicz, Kinga y Stępnicka, Zuzanna y Zatońska, Katarzyna y Połtyn-Zaradna, Katarzyna y Herbec, Aleksandra. (2020). Historia del tratamiento para dejar de fumar en Polonia: el papel fortalecedor de la citisina como la farmacoterapia más eficaz y segura. Revista de Desigualdades en Salud. 6. 116-123. 10.5114/jhi.2020.102969. https://www.termedia.pl/Historia-del-tratamiento-para-dejar-de-fumar-en-Polonia-el-fortalecimiento-del-rol-de-la-citisina-como-la-farmacoterapia-más-efectiva-y-segura,100, 43112,1,1.html

Zatoński WA, Zatoński M, Janik-Koncewicz K, Połtyn-Zaradna K, Wijatkowska K, Marciniak A. Cien años de tabaquismo en Polonia: tres fases de la epidemia de tabaquismo. Revista de Desigualdades en Salud. 2017;3(2):118-122. doi:10.5114/jhi.2017.74200.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Qu’est-ce que la Cytisine, le médicament le plus efficace pour arrêter de fumer ? Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a [email protected].

La entrada ¿Qué es la citisina, el medicamento más eficaz para dejar de fumar? se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones