Editar el contenido

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

Informe: la participación ciudadana y el papel negado de la Reducción del Daño en el Combate Global al Tabaquismo

Un reciente análisis de la Coalición de Asia Pacífico cuestiona los enfoques convencionales del control del tabaco, aboga por la renovación de sus estrategias y destaca la importancia de políticas basadas en evidencias, enfocándose en productos menos dañinos.

Esta semana, la Coalición de Asia Pacífico por la Reducción del Daño del Tabaco publicó su análisis sobre la (No) Aplicación del Artículo 1(d) del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), enfocándose en las Estrategias de Reducción del Daño. El informe, ya disponible en línea, se dirige a formuladores de políticas, reguladores estatales y miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afiliados al Convenio Marco.

El discurso global acerca del tabaquismo ha evolucionado sustancialmente en las últimas décadas. Sin embargo, la perspectiva que proponía el abandono total del consumo ya es insuficiente. Después de más de una década de investigaciones y avances tecnológicos, es esencial que las autoridades responsables examinen aquellos productos que minimizan los riesgos y daños del consumo de nicotina.

“La utilización de productos para la reducción del daño tabáquico ha demostrado ser una herramienta eficaz para cesar el consumo y una alternativa válida para aquellos que no logran o no desean dejar de fumar”, afirmó Nancy Loucas, destacada defensora de la salud pública en Nueva Zelanda y directora de CAPHRA.

La reciente publicación de la Coalición, que explora el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la OMS, resalta la necesidad de una perspectiva integral que motive a los fumadores a optar por alternativas menos perjudiciales. El informe defiende con vigor la combinación de dos estrategias: disminuir la prevalencia del tabaquismo y promover la reducción de daños. Este análisis surge a raíz del Informe Global de Progreso 2021 (y del Informe de la OMS sobre la Epidemia Global de Tabaco 2023) de la OMS, que conmemoró 15 años de la controversial iniciativa MPOWER, señalando la urgencia de renovar las estrategias para enfrentar los desafíos que persisten.

El informe de CAPHRA no solo destaca la importancia de colaborar y de incluir a las partes interesadas que hasta ahora han sido excluidas de la toma de decisiones, sino que aboga por que se reconozca a los fumadores y vapeadores como aliados en lugar de opositores en este combate. Este enfoque, más realista, enfatiza las aristas conductuales del consumo de tabaco y presenta un contundente argumento sobre el desatendido papel de la reducción del daño del tabaco (THR) en la aplicación del CMCT, cuestionando la normativa actual de los productos de reducción de daños.

“El CMCT de la OMS aspira a ser un tratado basado en evidencia científica, defendiendo el derecho de todos a la salud óptima. Sin embargo, las políticas actuales han favorecido una visión puramente abstencionista, limitando la capacidad de elección informada sobre alternativas más seguras”, añadió Loucas.

La relevancia y alcance de este informe es incuestionable. Surge en un momento crítico en el que las autoridades sanitarias globales reevalúan sus estrategias antitabaco. Se trata de un momento histórico en el cual la insistencia en integrar enfoques basados en evidencia científica y comportamental sería realmente revolucionaria y mejoraría la vida de millones de personas.

En suma, el informe de la Coalición no solo desafía convencionalismos, sino que plantea interrogantes esenciales y traza un nuevo rumbo desde una perspectiva centrada en el consumidor. Aunque los expertos valorarán su rigor, su transparencia lo hace relevante para el público en general. Invita a la reflexión, al diálogo y, sobre todo, a la acción. Es una lectura imprescindible.

Lea el informe a continuación.


Informe Alternativo sobre la (NO) Implementación
del Convenio Marco para el Control del Tabaco
Artículo 1 (d) sobre Estrategias de Reducción de Daño

“Si la gran mayoría de los fumadores de tabaco que no pueden o no desean dejar de fumar cambiara sin demora a usar una fuente alternativa de nicotina con menores riesgos para la salud, y eventualmente dejara de usarla, esto representaría un significativo logro en la salud pública contemporánea”. (Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, 7ª Reunión de la Conferencia de las Partes).

Introducción

El Artículo 21 del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT OMS) estipula que cada Parte debe presentar a la Conferencia de las Partes (COP) informes periódicos sobre su implementación del Convenio. Como se acordó durante su cuarta sesión en noviembre de 2010, las Partes informarán en intervalos de dos años y no más tarde de seis meses antes de cada sesión regular de la COP. Basándose en estos informes (‘instrumento de reporte’) presentados por las Partes, la Secretaría del Convenio prepara entonces informes bi-anuales globales sobre la implementación del Convenio. El «Informe Global de Progreso 2021 sobre la Implementación del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco» es el noveno en la serie de informes preparados desde la entrada en vigor del CMCT OMS el 27 de febrero de 2005.

El instrumento de reporte se compone de un «Cuestionario Central del Instrumento de Reporte del CMCT», obligatorio para todas las Partes, y las «Preguntas Adicionales sobre el Uso de las Directrices de Implementación por las Partes», que las Partes pueden enviar voluntariamente. 

La información disponible en el sitio web de la Secretaría del CMCT indica que, hasta el 13 de junio de 2023, 137 de las 182 Partes del Convenio ya han enviado a la Secretaría del CMCT su cuestionario central del CMCT OMS 2023. Se espera que estos informes formen la base del décimo informe global de progreso, cuya publicación también se espera que coincida con la Décima Sesión de la Conferencia de las Partes (COP10) del Convenio Marco para el Control del Tabaco.

La Organización Mundial de la Salud, a través de la financiación de Bloomberg Philanthropies, también ha publicado recientemente su noveno «Informe sobre la Epidemia Global de Tabaco, 2023: Proteger a las Personas del Humo del Tabaco». 

Según la OMS, este informe sigue el progreso realizado por los países en el control del tabaco desde 2008 y marca 15 años desde la introducción del paquete técnico MPOWER, que está diseñado para ayudar a los países a implementar las medidas de reducción de la demanda del Convenio Marco de la OMS sobre el Control del Tabaco.

De acuerdo con la Sección 7, Artículo 4 del CMCT de la OMS, que establece que uno de los principios rectores del Convenio es el reconocimiento de que «la participación de la sociedad civil es esencial para lograr el objetivo del Convenio y sus protocolos», y la práctica bien establecida de varios organismos de tratados de derechos humanos de las Naciones Unidas de alentar a las organizaciones no gubernamentales (ONG) a presentar informes complementarios al evaluar el cumplimiento de un país con sus obligaciones en materia de derechos humanos, la Coalición de Defensores de la Reducción del Daño del Tabaco en Asia Pacífico (CAPHRA) está presentando este Informe Alternativo al Secretariado del CMCT de la OMS para proporcionar información y perspectivas alternativas sobre el estado de la implementación del CMCT, particularmente en la región de Asia Pacífico. 

Más importante aún, estamos presentando este Informe Alternativo basado en el derecho humano a la salud, consagrado en el Artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en particular nuestro derecho a la salud en el control del tabaco.

CAPHRA es una alianza de grupos de la sociedad civil, en particular entre Defensores de la Reducción del Daño del Tabaco y sus respectivas organizaciones en la región de Asia Pacífico. Estamos compuestos por adultos que anteriormente fumaban y ahora usan cigarrillos electrónicos. Nuestra misión es educar, abogar y representar el derecho de al menos 15 millones de adultos consumidores de nicotina alternativa en la región de Asia Pacífico para acceder y usar productos que reducen el daño del consumo de tabaco.

En este Informe Alternativo, demostramos que una revisión cuidadosa del informe de progreso global de 2021, así como los informes de progreso bienales anteriores del CMCT de la OMS, incluido el recientemente publicado informe de la OMS de 2023 sobre la epidemia global del tabaco, muestra el descuido de la reducción del daño del tabaco (THR, por sus siglas en inglés), que es requerido por el CMCT bajo el Artículo 1 (d) como un elemento esencial del control del tabaco.

Estos informes de progreso también muestran consistentemente que varios países ‘modelo’ del CMCT están fallando en lograr su principal objetivo de reducir la prevalencia del tabaquismo en sus respectivos países. 

Como consumidores de productos THR, tales como cigarrillos electrónicos y productos de tabaco calentado, nos vemos obligados a redactar y presentar este Informe Alternativo como una evaluación independiente de los informes de progreso global del CMCT de la OMS, así como compartir información adicional y perspectivas políticas que esperamos se reflejen en el próximo informe de progreso global del CMCT de la OMS de 2023. También esperamos que sean considerados durante la 10ª Conferencia de las Partes en Ciudad de Panamá este noviembre.

El estado del control del tabaco en Asia Pacífico hoy

El consumo de tabaco es una preocupación importante para la salud pública a nivel mundial, causando numerosas enfermedades y muertes prematuras. Según el último informe de la OMS sobre la epidemia mundial de tabaco, mata a un sorprendente 8.7 millones de personas cada año. 

A pesar de la creación del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco hace 20 años, todavía hay más de 1 billón de personas que fuman en el mundo hoy en día, la misma cifra que hace una década, y el costo directo e indirecto de las enfermedades relacionadas con el tabaquismo es de casi $2 billones anualmente.

Según el Atlas del Tabaco, una plataforma en línea desarrollada en colaboración entre Vital Strategies y Tobacconomics de la Universidad de Illinois en Chicago, Asia sigue siendo una «zona caliente» de alta prevalencia de tabaquismo, con siete países que representan más de la mitad del consumo de tabaco en el mundo (Ver Figura 1).

Figura 1.7 países asiáticos representan más de la mitad del consumo de tabaco en el mundo.

Datos de la propia OMS muestran que la prevalencia del tabaquismo sigue siendo un problema persistente en Asia. Aunque ha habido un progreso significativo durante las últimas tres décadas, la prevalencia del uso del tabaco es persistente, y las poblaciones están creciendo, especialmente en los países de ingresos bajos y medios (PIBM) y en el mundo en desarrollo. 

A pesar de los conocidos riesgos para la salud asociados con el tabaquismo, muchas personas continúan fumando, especialmente en Asia, y en particular dentro de las regiones de Asia del Sudeste (SEARO) y del Pacífico Occidental (WPRO) de la OMS. Según datos de la OMS, a partir de 2019, «la Región del Sudeste Asiático de la OMS tiene las tasas más altas de consumo de tabaco, de más del 45% de hombres y mujeres de 15 años en adelante… [mientras que] se proyecta que la Región del Pacífico Occidental, incluida China, superará al Sudeste Asiático como la región con la tasa promedio más alta entre los hombres».

Productos de vapeo: una innovación que podría salvar vidas

Con la abrumadora ciencia detrás de los productos de THR, como los cigarrillos electrónicos, los fumadores ahora tienen una alternativa a los productos de tabaco tradicionales que podría reducir el daño causado por fumar. 

Por ejemplo, Public Health England (PHE) publicó un informe en 2015 que concluyó que los cigarrillos electrónicos son al menos un 95% menos dañinos que fumar. De manera similar, la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina (NASEM) en los Estados Unidos publicó un informe en 2018 que encontró que, aunque los cigarrillos electrónicos no están exentos de riesgos para la salud, es probable que sean menos dañinos que los cigarrillos de tabaco combustible.

En Japón, donde los HTP se han vuelto cada vez más populares en los últimos años, el Departamento de Salud Ambiental, Instituto Nacional de Salud Pública realizó un estudio en 2017 que descubrió que los HTP emiten niveles significativamente más bajos de sustancias tóxicas en comparación con los cigarrillos combustibles. El estudio también encontró que los HTP podrían ser menos dañinos que fumar, y que tienen el potencial de reducir el daño asociado con fumar.

Finalmente, el Real Colegio de Médicos del Reino Unido (RCP) publicó un informe en 2016 que concluyó que los cigarrillos electrónicos tienen el potencial de beneficiar la salud de los fumadores del Reino Unido, y que los peligros asociados con los cigarrillos electrónicos es poco probable que superen el 5% del daño asociado con fumar tabaco. El informe también señaló que los cigarrillos electrónicos tienen el potencial de reducir el impacto en la salud pública del tabaquismo en el Reino Unido.

Además, los estudios también han demostrado que los fumadores que cambian a cigarrillos electrónicos o productos de tabaco calentado tienen más probabilidades de dejar de fumar por completo. Un factor que contribuye a la efectividad de los productos alternativos de nicotina como dispositivo para dejar de fumar es su capacidad para suministrar nicotina de una manera que satisface los antojos del usuario. 

Los productos de THR pueden, por lo tanto, también salvar a los fumadores adultos actuales que luchan por dejar de fumar. La adicción a la nicotina es una fuerza poderosa que puede dificultar que algunos fumadores dejen de fumar. Los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado pueden ofrecer una fuente alternativa de nicotina que es menos perjudicial que fumar, facilitando la transición de las personas que fuman para alejarse de los cigarrillos tradicionales. Este enfoque se conoce como reducción del daño, y se ha demostrado que es una estrategia efectiva para ayudar a los fumadores a dejar el hábito.

Los límites del MPOWER del CMCT

El CMCT reconoce que existen tres pilares en el control del tabaco: reducción de la demanda, reducción del suministro y reducción del daño. Hasta la fecha, el enfoque del CMCT ha sido exclusivamente sobre la oferta y la demanda, como se ejemplifica con la iniciativa «MPOWER», un «paquete de políticas para revertir la epidemia del tabaco», que establece recomendaciones regulatorias contra las cuales se monitorea el progreso de las Partes del CMCT.

Figura 2. Las medidas ‘MPOWER’ de la OMS:

M – monitoreo del uso del tabaco y políticas de prevención.

P – Proteger las personas contra el humo del tabaco.

O – Ofrecer ayuda para dejar el consumo de tabaco.

W – Advertencia a las personas sobre los peligros del tabaco.

E – Hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.

R – Aumentar de los impuestos al tabaco.”

Sin embargo, a pesar de MPOWER y otros esfuerzos para controlar el consumo de tabaco, dos décadas de evidencia demuestran que la adopción de MPOWER y la implementación del CMCT no han llevado a disminuciones suficientes en las tasas de tabaquismo, especialmente en Asia.

En su último informe sobre la epidemia global del tabaco 2023, la OMS ha elogiado a Mauricio y Países Bajos por implementar todas las medidas de control del tabaco MPOWER de la OMS.11 Dos países asiáticos, India y Tailandia, también son considerados por el CMCT de la OMS como modelos a seguir en la implementación de MPOWER. Sin embargo, datos de la misma OMS muestran que la prevalencia del tabaquismo en estos países sigue siendo alta y la disminución no ha sido significativa durante los últimos 20 años:

Está claro que MPOWER no está potenciando disminuciones significativas en la prevalencia del tabaquismo (ver Tabla 1). 

Un estudio de Hoffmann et al. concluyó que la implementación del CMCT (reflejada en la adopción de las medidas de demanda y suministro de MPOWER) ha tenido poco o ningún efecto en la prevalencia del tabaquismo: «Después de numerosos análisis estadísticos, no pudimos encontrar evidencia de que la tasa en la cual el consumo global de cigarrillos por adulto había disminuido durante las últimas tres décadas se aceleró con la adopción del CMCT en 2003, ya sea a través de vías de socialización, normativas o legales». Esto es particularmente cierto en Asia. En contraste con los países de altos ingresos y europeos, los autores encontraron que «los países de ingresos bajos y medios y los países asiáticos mostraron un aumento en el consumo [de cigarrillos] por encima de lo que se habría anticipado sin la adopción del CMCT».

Sugerimos que una estrategia central debería ser convertir el fumar –la forma más dañina de consumo de tabaco– en el «enemigo público número uno». Disminuciones anuales de alrededor del 1% en la prevalencia del tabaquismo en Mauricio y Tailandia, por ejemplo, aunque deben ser celebradas, no son suficientes y no serían vistas como un éxito en ningún otro contexto.

Hacer más de lo mismo puede mejorar incrementalmente esas reducciones, pero necesitamos usar enfoques innovadores, desafiar el dogma y nuestra propia forma de pensar, y usar todo el arsenal de herramientas contemplado por el CMCT para abordar significativamente el problema del tabaquismo en Asia.

Reducción del daño: el arma no utilizada en el arsenal de control del tabaco del CMCT

La reducción del daño del tabaco reconoce que los fumadores que no dejan de fumar pueden reducir sus riesgos para la salud si cambian completamente de los cigarrillos a productos significativamente menos dañinos. Si las políticas permiten o alientan a millones de personas que fuman a cambiar (y se protege contra el uso por parte de no fumadores o jóvenes), la salud pública puede beneficiarse tremendamente, y rápidamente.

Ya en 1998, “el Punto Focal de la ONU sobre Tabaco o Salud concluyó que ‘para lograr una reducción sustancial en la muerte y enfermedad causadas por el tabaco en los fumadores actuales y en las futuras generaciones, es importante adoptar un enfoque tríadico: 

a) prevención del uso del tabaco, 

b) cesación del consumo de tabaco y 

c) reducción de la exposición a las toxinas del tabaco en las personas que no pueden o no quieren abstenerse completamente del tabaco’”.

La reducción del daño del tabaco es un concepto que ya está consagrado en el CMCT, que define el control del tabaco como «una gama de estrategias de reducción de la oferta, la demanda y el daño…». 

Este enfoque del control del tabaco también ya es apoyado por gobiernos nacionales en todo el mundo, incluidos Estados Unidos, Reino Unido, Nueva Zelanda y Canadá. La reducción del daño tiene sus raíces en los derechos humanos y respeta la dignidad de los más de mil millones de fumadores actuales que el tratado CMCT está diseñado para ayudar. Se centra en ayudar a los fumadores a dejar de fumar y, para aquellos que no lo hacen, les empodera para tomar mejores decisiones para sí mismos y para la salud pública.

En países donde hay un creciente número de vapeadores, como Japón, el Reino Unido, Nueva Zelanda y Canadá, la evidencia sugiere que el vapeo está ayudando a reducir las tasas de tabaquismo (ver Tabla 2).

Tabla 2. Tendencias en la prevalencia del uso actual de tabaco entre personas de 15 años o más, 2000–2025, no estandarizado por edad.

Fuente: Informe mundial de la OMS sobre tendencias en la prevalencia del consumo de tabaco 2000-2025 Cuarta edición.

Japón es un caso particularmente interesante, ya que el país ha tenido tradicionalmente una alta tasa de fumadores. Sin embargo, en años recientes ha habido un aumento significativo en el número de personas que vapean. Según una encuesta realizada por el gobierno japonés en 2018, el número de vapeadores en el país había duplicado desde 2015, mientras que las tasas de fumadores habían disminuido. Un estudio sugiere que la disminución acelerada en las ventas de cigarrillos en Japón desde 2016 «corresponde a la introducción y crecimiento en las ventas de HTPs» (ver Figura 3).

Figura 3. La disminución de las ventas de cigarrillos en Japón coincidió con la introducción de HTPs.

El Reino Unido también ha visto un aumento significativo en el número de vapeadores en años recientes. Según un informe de Public Health England (ahora Office for Health Improvement and Disparities), ahora hay alrededor de 3.1 a 3.2 millones de vapeadores en el Reino Unido, aumentando desde 2.8 millones en 2018. El informe también señaló que las tasas de tabaquismo en el país habían continuado disminuyendo, lo que sugiere que el vapeo está desplazando al tabaquismo como método preferido de consumo de nicotina. 

El gobierno del Reino Unido ha reconocido oficialmente este potencial de los productos THR para reducir la prevalencia del tabaquismo en el país cuando recientemente lanzó una campaña nacional alentando a un millón de fumadores a cambiar cigarrillos por vapes bajo un innovador esquema de ‘cambia para parar’ ‘diseñado para mejorar la salud de la nación y reducir las tasas de tabaquismo.’

En Nueva Zelanda, el vapeo también está desplazando al tabaquismo. Según una encuesta reciente, ahora hay alrededor de 200,000 vapeadores en el país, aumentando desde solo 10,000 en 2014. La misma encuesta también encontró que las tasas de tabaquismo en el país han disminuido significativamente durante el mismo período. Finalmente, en los Estados Unidos, informes del Centers for Disease Control and Prevention, muestran que las tasas de tabaquismo en los EE. UU. han disminuido del 20.9% en 2005 al 11.5% en 2021. Aunque es difícil determinar el papel exacto que el vapeo ha jugado en esta disminución, muchos expertos creen que ha sido un motor clave.

Un recordatorio importante para el CMCT: el tabaquismo es el verdadero enemigo

El tabaquismo es una grave amenaza para la salud pública que ha sido responsable de millones de muertes prematuras en todo el mundo. El CMCT de la OMS se estableció precisamente para ayudar a abordar este problema proporcionando directrices y recomendaciones a los países sobre cómo reducir el consumo de tabaco y sus daños relacionados. 

Sin embargo, acciones recientes de la Secretaría del CMCT sugieren que sus prioridades pueden estar desplazadas. El objetivo principal del control del tabaco debería ser poner fin a las muertes prematuras causadas por los cigarrillos. Esto significa centrarse en ayudar a los fumadores a dejar de fumar, proporcionar apoyo a quienes quieren hacerlo, y promover estrategias de reducción del daño que puedan ayudar a reducir el daño causado por el tabaquismo.

Lamentablemente, parece que el CMCT está más interesado en luchar contra la industria del tabaco que en ayudar a los fumadores. En 2017, el mismo Director General de la OMS, Dr. Tedro Adhanom Ghebreyesus, anunció públicamente que «[l]os gobiernos y las organizaciones de salud como [OMS] están en guerra con la industria del tabaco, y [OMS] seguirá luchando hasta que [OMS] derrote a Big Tobacco». ¿Pero luchará el Dr. Ghebreyesus también por los derechos de los fumadores que quieren dejar de fumar para tener acceso a alternativas menos dañinas?

Es una pena que uno de los puntos del orden del día durante la COP 10 incluya examinar la posible contribución del CMCT a la promoción y cumplimiento de los derechos humanos, pero ha privado a los fumadores y consumidores durante mucho tiempo de su derecho a tener acceso e información sobre productos THR. La OMS CMCT debe abordar primero su falta de respeto a los derechos humanos antes de examinar otros aspectos de la aplicación de derechos humanos en el tratado mundial de control del tabaco. Debe dejar de negar a fumadores, vapeadores y otros usuarios de tabaco su derecho a participar e incluirse significativamente en la formulación de políticas que les afectan en gran medida.

A pesar de la abrumadora evidencia científica que respalda los productos de vapeo como alternativas menos dañinas al tabaquismo, la OMS ha desestimado constantemente el papel positivo que el vapeo puede jugar en el control del tabaco. Deben reconocer que los cigarrillos electrónicos no son una solución perfecta, pero son una alternativa menos dañina que puede ayudar a dejar de fumar. Es hora de que la OMS y el CMCT y sus estados miembros escuchen la voz del sector que se supone deben defender y no combatir: los más de 1.000 millones de fumadores cuyas vidas corren peligro si continúan fumando.

Los fumadores deben tener el derecho de acceder a alternativas menos dañinas al tabaco, y el CMCT debería centrarse en ayudarles. 

Necesitamos una campaña pragmática para reducir el daño causado por el tabaquismo, en lugar de una campaña dogmática, engañosa e ineficaz para imponer la abstinencia. La OMS, la secretaría de la COP y las instituciones, sus financiadores y los gobiernos nacionales necesitan cambiar sus mentalidades y formas de operar: la abstinencia y la pureza ideológica han demostrado ser estrategias insuficientes. 

Ahora necesitamos una campaña práctica para reducir los devastadores daños causados por el tabaquismo, no una cruzada moral por la abstinencia. La evidencia científica y conductual debe ser la base de la política, no el dogma. Debemos trabajar con y para los fumadores y vapeadores, en lugar de en su contra.

En conclusión, el tabaquismo sigue siendo una grave amenaza para la salud pública que necesita ser abordada de manera efectiva. El CMCT debería priorizar poner fin a las muertes prematuras causadas por los cigarrillos y también considerar promover estrategias de reducción del daño que pueden ayudar a reducir el daño causado por el tabaquismo. Por lo tanto, hacemos un llamado a la OMS y a al CMCT para que:

Primero, se concentren en reducir la prevalencia del tabaquismo. Este debería ser el objetivo principal de los esfuerzos de control del tabaco, ya que el tabaquismo sigue siendo una grave amenaza para la salud pública que causa millones de muertes prematuras anualmente.

Segundo,proporcionen comunicación honesta, proporcional al riesgo, y recomendaciones regulatorias para los productos THR. Aunque no son perfectos, estos productos pueden ser una alternativa menos dañina al tabaquismo y pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Es fundamental que los fumadores tengan acceso a información precisa sobre estos productos y que las regulaciones sean proporcionales a sus riesgos. 

Por lo tanto, estamos llamando a todos los Estados Miembros que asistirán a la 10ª Conferencia de las Partes del CMCT del 20 al 25 de noviembre en Ciudad de Panamá a rechazar las siguientes propuestas prohibitivas contenidas en los puntos del orden del día provisional del COP 10 de 6.1 a 6.4 que solo contribuirán aún más a millones de muertes innecesarias por tabaquismo:

1. Oponerse a tratar los productos THR como productos de tabaco y, por lo tanto, regular y gravar el vapeo de la misma manera que el tabaquismo.

2. Oponerse a tratar los aerosoles de vapeo como humo y, por lo tanto, extender las disposiciones muy restrictivas del CMCT a los productos THR.

3. Oponerse a la prohibición de todos los sabores de productos THR y sistemas abiertos, ventas en línea y comunicaciones de productos, herramientas que más ayudan a los fumadores a cambiar a productos THR.

4. Oponerse a restricciones indebidas sobre sales de nicotina, entrega de nicotina y contenido de nicotina en general.

5. Oponerse a cualquier medida progresiva radical sobre el tabaco que se extienda a productos de tabaco novedosos y emergentes.

Por último, priorizar la formulación de políticas basadas en la ciencia e inclusivas, incluida en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. Es esencial que la formulación de políticas se base en la mejor evidencia disponible y que todos los interesados estén incluidos en el proceso de toma de decisiones.

Incluyendo estrategias de reducción del daño y centrando el enfoque en reducir la prevalencia del tabaquismo, creemos que la OMS CMCT puede avanzar hacia su objetivo de reducir la carga global de enfermedades y muertes relacionadas con el tabaco.

Lea el Informe original en Inglés en PDF:


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a [email protected].

La entrada Informe: la participación ciudadana y el papel negado de la Reducción del Daño en el Combate Global al Tabaquismo se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones