Editar el contenido

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

El vapeo no es una puerta de entrada al tabaquismo: una revisión de la evidencia

Uno de los argumentos más comunes contra el vapeo es que aumentará el tabaquismo en los jóvenes (la «teoría de la puerta de entrada»). Sin embargo, ahora hay buenas pruebas de que esto no es cierto. De hecho, el vapeo está REDUCIENDO las tasas de tabaquismo en esta población.

Los jóvenes que prueban el vapeo también tienen más probabilidades de probar el tabaco porque comparten factores de riesgo que conducen a ambos comportamientos (una «responsabilidad común»). Pero esto no significa que el vapeo los haya llevado a fumar. Los adolescentes que vapean también tienen más probabilidades de asumir otros riesgos, como fumar, beber alcohol, conducir bajo la influencia del alcohol, consumir drogas ilícitas y tener relaciones sexuales inseguras. El vapeo tampoco causa estos comportamientos.

Algunos jóvenes no fumadores que prueban el vapeo pueden terminar probando el tabaquismo. Sin embargo, muchos más se mueven en la otra dirección, es decir, muchos jóvenes fumadores o potenciales fumadores recurren en su lugar al vapeo, una alternativa mucho más segura.

El mito de la puerta de entrada es una táctica deshonestamente utilizada por el ministro de Salud Mark Butler, la Asociación Médica Australiana, el NHMRC, el profesor emérito Simon Chapman, la profesora Emily Banks, el Consejo Australiano del Cáncer y otros opositores al vapeo para justificar su desagrado hacia él.

Hay 5 líneas de evidencia científica que demuestran que el vapeo no está llevando al tabaquismo.

Factores de riesgo comunes para el vapeo y el tabaquismo

Los estudios muestran que los jóvenes que experimentan con el vapeo tienen tres veces más probabilidades de probar el tabaquismo. Sin embargo, los jóvenes que experimentan con el vapeo son diferentes de los que no lo hacen. Quienes prueban el vapeo tienen más probabilidades de usar otras drogas, tener amigos que vapean o fuman, tener problemas de salud mental, padres que fuman, provenir de entornos socioeconómicos más bajos, tener una educación más baja, etc. Estos «factores de riesgo compartidos» los ponen en riesgo de experimentar tanto el vapeo como el tabaquismo.

Los estudios que tienen en cuenta estas diferencias entre los grupos han encontrado que el aumento del riesgo de tabaquismo en los adolescentes que vapean (en comparación con los adolescentes que no vapean) disminuye drásticamente o desaparece. Por ejemplo, un estudio riguroso de Kim (2019), ajustado por 14 factores de riesgo compartidos, concluyó que:

La aparente relación entre el uso de cigarrillos electrónicos y el consumo de tabaco convencional actual se explica completamente por los factores de riesgo compartidos, lo que no respalda las afirmaciones de que los cigarrillos electrónicos tienen un efecto causal sobre el consumo de tabaco convencional entre los jóvenes.

Otros estudios que tienen en cuenta una amplia gama de factores de riesgo compartidos han encontrado el mismo resultado, por ejemplo, Sun (2021) y Cheng (2020).

Descenso acelerado en el tabaquismo juvenil

La teoría de la puerta de entrada predice que el vapeo aumentará las tasas de tabaquismo en los jóvenes. Sin embargo, estamos viendo lo contrario de esto. En países donde el vapeo está fácilmente disponible, como el Reino Unido, Estados Unidos y Nueva Zelanda, el declive en las tasas de tabaquismo juvenil se ha acelerado.

Por ejemplo, desde que el vapeo se volvió popular en Estados Unidos en 2013, el consumo de tabaco entre los estudiantes de secundaria cayó del 10 % al 1,9 % (azul oscuro en el gráfico).

Otros estudios han encontrado resultados similares (Levy 2019; Meza 2021; NHS Digital UK 2022; ASH NZ 2022).

El vapeo desvía a los jóvenes del tabaquismo

Muchos estudios han encontrado que el vapeo y el tabaquismo son sustitutos y que el primero está desviando a los jóvenes del segundo. Esto se ha demostrado en estudios de modelado (Foxon 2020, Selya 2021, Sokol 2021) y en estudios de población (Walker 2020).

Las restricciones al vapeo aumentan el tabaquismo

Otros estudios de investigación (experimentos naturales) han encontrado que las tasas de tabaquismo en los jóvenes aumentan cuando se restringe el acceso al vapeo. Esto se ha demostrado para:

Estos hallazgos confirman que los vaporizadores y los cigarrillos son sustitutos. 

Reducir el acceso al vapeo aumenta la adopción del tabaquismo mortal

Vapear antes de fumar reduce la adopción del tabaquismo.

Hay pruebas crecientes de que los adolescentes que prueban el vapeo primero (antes del tabaquismo) tienen menos probabilidades de fumar más tarde, en comparación con aquellos que fuman primero (Shahab 2021; Legleye S 2021; Mus 2023). Otros estudios no han encontrado evidencia de que vapear primero aumente la adopción del tabaquismo (Chyderiotis 2020; Stanton 2023).

Por qué es importante

Las restricciones severas para desalentar el vapeo entre los jóvenes, basadas en la errónea teoría de la puerta de entrada, también reducen el acceso de los fumadores adultos al vapeo. Este debería estar ampliamente disponible como ayuda para dejar de fumar y las restricciones draconianas reducen su adopción y envían una señal falsa a los fumadores de que el vapeo es un comportamiento peligroso. Más fumadores morirán como resultado.

Resumen de referencia de los estudios de pasarela referenciados en este artículo:

https://colinmendelsohn.com.au/wp-content/uploads/2023/07/Gateway-studies-20July2023.pdf


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Vaping is not a gateway to smoking. An evidence review. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a [email protected].

La entrada El vapeo no es una puerta de entrada al tabaquismo: una revisión de la evidencia se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones