Edit Content

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

Polosa y Farsalinos: Estudios de mala calidad están distorsionando la verdad científica sobre el vapeo

Dos de los investigadores más reconocidos en el ámbito de la reducción de daños por tabaquismo denuncian que la narrativa contra el vapeo impulsada por ciencia de baja calidad no es detectada por los controles de calidad editorial de las revistas científicas.

Los estudios de baja calidad en el campo de la ciencia de los cigarrillos electrónicos están distorsionando la verdad científica. Esto se debe en parte a un proceso editorial defectuoso de revisión por pares en las principales revistas científicas, que a menudo da lugar a interpretaciones erróneas y conclusiones engañosas.

En el artículo comentario «Una historia de investigación de cigarrillos electrónicos defectuosa no detectada por un proceso de revisión por pares defectuoso», publicado en la revista Internal and Emergency Medicine, los investigadores de reducción de daños Riccardo Polosa, fundador de CoEHAR, y Konstantinos Farsalinos, de la Universidad de West Attica, denuncian el peligro de una escalada en la promoción y difusión de una narrativa antivapeo respaldada por evidencia de la más baja calidad.

Los dos científicos explican que cada vez más investigaciones ignoran la relevancia del momento del evento, que es primordial para establecer relaciones de causa y efecto: por ejemplo, estudios transversales basados ​​en la población por diseño que no incluyen información. No se puede confiar en la edad de inicio del uso de cigarrillos electrónicos y cigarrillos combustibles para establecer asociaciones causales con enfermedades típicas relacionadas con el tabaquismo.

Lo peor, según los autores, es que las redacciones de revistas científicas reconocidas parecen restar importancia a este detalle crítico.

“Estamos presenciando una proliferación de narrativa antivapeo impulsada por una ciencia e ideología de baja calidad”.

El (mal) ejemplo

Los autores consideraron como ejemplo un trabajo de Parker et al (2020), que analizó el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo Conductual (BRFSS) en relación con el posible «riesgo de accidente cerebrovascular» asociado al uso de cigarrillos electrónico. Los investigadores informaron que cambiar de cigarros combustibles a electrónicos no confiere beneficios frente a un accidente cerebrovascular y que los usuarios de cigarrillos electrónicos que eran fumadores anteriores o actuales de cigarrillos combustibles tenían probabilidades significativamente más altas de accidente cerebrovascular. El asunto es que no había información disponible en el informe sobre la edad de inicio de uso del cigarrillo electrónico o la ocurrencia de un accidente cerebrovascular. Por lo tanto, no se puede aplicar ninguna inferencia causal entre los dos eventos. Y este no es el único caso.

“Muchos artículos científicos publicados en las revistas más autorizadas no analizan ni consideran el historial previo de tabaquismo de los pacientes ni ninguna información sobre el inicio de la exposición o el diagnóstico. En lugar de confiar en el proceso científico, estamos basando las elecciones de salud pública en el boca a boca, la selección de cerezas y las exageraciones”, afirmó Farsalinos.

Serias consecuencias

La difusión de información inexacta sobre alternativas libres de humo por parte de los editores y, posteriormente, de los medios de comunicación contribuye al escepticismo y la incertidumbre del público, especialmente entre los fumadores, quienes se ven desalentados a adoptar estilos de vida de riesgo reducido. Necesitamos periodistas e investigadores informados que contribuyan a difundir datos correctos y entiendan un axioma simple: la asociación no siempre puede interpretarse como una relación de causa-efecto.

“Estamos presenciando una proliferación de narrativa antivapeo impulsada por una ciencia e ideología de baja calidad, y es por eso que la posición de los expertos sigue siendo divisiva y promueve el statu quo en la salud pública”, afirmó Polosa. “Los editores de importantes revistas científicas son responsables de este estado de cosas. Es una vergüenza. ¡Está en juego la credibilidad de los investigadores en salud pública!”.

Como símbolo de buena ciencia, los autores citan un artículo de Rodu y Plurphanswat (2022), quienes utilizaron la Encuesta de Evaluación de la Población sobre Tabaco y Salud PATH (onda 1), que tiene información sobre la edad de diagnóstico de una enfermedad específica y sobre la edad de inicio de consumo de tabaco o nicotina. Como se indicó en este estudio, las enfermedades relacionadas con el tabaquismo rara vez se diagnosticaron en personas que vapearon antes de la edad de diagnóstico de estos trastornos. Dichas enfermedades casi siempre se diagnosticaron después de la edad de inicio del tabaquismo. Los casos de enfermedad entre fumadores que ocurrieron después de la primera exposición representaron el 97 % de todos los casos de EPOC, el 96 % de enfisema, el 98 % de infarto de miocardio y el 93 % de accidente cerebrovascular. Además, la mayoría de estas enfermedades se diagnosticaron en encuestados que comenzaron a fumar antes de los 18 años.

____

Para saber más

Riccardo, P., Konstantinos, F. A tale of flawed e-cigarette research undetected by defective peer review process. Intern Emerg Med (2022). https://doi.org/10.1007/s11739-022-03163-x


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

La entrada Polosa y Farsalinos: Estudios de mala calidad están distorsionando la verdad científica sobre el vapeo se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones