Edit

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

Los artículos retractados se utilizan en directrices clínicas: ¿qué tan preocupados deberíamos estar?

Con la gran cantidad de publicaciones científicas de dudosa calidad, ¿qué tan grave puede ser el impacto de incluir estudios retractados en las decisiones de salud pública?

En 1998, un estudio ahora desacreditado afirmó que había un vínculo entre la vacuna contra sarampión, paperas y rubéola (MMR) y el autismo. El fiasco que rodeó a este estudio erosionó la confianza en la ciencia y se le atribuyó una caída en las tasas de vacunación y un fuerte aumento en los casos de sarampión.

En circunstancias como esta, los resultados del estudio pueden eliminarse de las revistas académicas para detener la difusión de evidencia no confiable. Esto se llama «retractación». Los estudios retractados son rechazados por la comunidad científica y, en teoría, no pueden desempeñar ningún papel en la toma de decisiones clínicas o políticas. La retractación puede ocurrir por una variedad de razones, desde fraude científico (alrededor del 60 %) hasta errores honestos o no seguir los procedimientos éticos adecuados.

Hemos visto cuán dañino puede ser cuando los resultados de investigación no confiables captan la atención de las personas, pero ¿qué tan efectiva es la retractación como una forma de detener eso?

¿Sin marcha atrás?

Para que la retractación sea efectiva, debemos saber qué investigación se retracta. Pero puede ser difícil detectar artículos retractados. Una vez que un artículo está «allá afuera», es difícil sacarlo de Internet, por lo que las revistas a menudo dependen de la publicación de avisos de retractación que informan sobre el nuevo estado del artículo.

El ahora infame estudio de Andrew Wakefield sobre un supuesto vínculo entre la MMR y el autismo fue retractado.

El problema de esto es que para saber que el artículo está retractado tienes que ver el aviso. Aquí es donde entra en juego Retraction Watch. Este apasionado proyecto de dos periodistas médicos estadounidenses reúne estudios retractados en una base de datos disponible gratuitamente.

¿Pero esto ayuda? Una investigación reciente analizó con qué frecuencia los estudios retractados se incluyen en las directrices de práctica clínica (como las NICE guidelines en el Reino Unido) y las revisiones sistemáticas (una forma de investigación que consiste en buscar y combinar sistemáticamente la evidencia disponible sobre un tema para obtener una respuesta más confiable que usar estudios individuales solos). Ambas son formas de evidencia muy respetadas y en las que confían en gran medida los médicos y los responsables de la toma de decisiones políticas.

En este último estudio, los investigadores en Japón buscaron revisiones y pautas que incluyeran ensayos controlados aleatorios retractados (el estándar de oro de la investigación clínica) de la base de datos Retraction Watch.

De manera preocupante, encontraron 127 revisiones y pautas que citaban ensayos ya retractados sin precaución. Y ninguno de ellos se corrigió en los siguientes dos años. También encontraron otros 239 que incluían ensayos que luego se retractaron. De estos, menos de uno de cada 20 se corrigió.

Resultados sorprendentes

Estos resultados son bastante sorprendentes y es alarmante imaginar que se toman decisiones basadas en revisiones y pautas utilizando resultados no confiables. Pero, ¿qué tan preocupados deberíamos estar? Hay algunas preguntas que podemos hacer.

¿Son las revisiones y las directrices en cuestión el tipo de estudios de alta calidad que afectan la toma de decisiones clínicas y políticas? Un estudio de 2016 destacó la rápida aceleración de la publicación de revisiones sistemáticas y metanálisis y afirmó que muchos eran de mala calidad, engañosos o irrelevantes. Encontraron 28.959 nuevas reseñas publicadas solo en 2014.

Otro estudio estimó que la tasa de publicación de reseñas en 2019 fue veinte veces mayor que la de 2000 y que en ese período se publicaron más de 160.000 reseñas. Comparado con un número tan grande, la proporción que cita estudios retractados es realmente muy pequeña. Y debemos cuestionarnos qué tan probable es que sean las revisiones y pautas de alta calidad las que afecten la toma de decisiones.

¿La inclusión de estos estudios retractados hace una diferencia material en los resultados de esas revisiones o directrices?

Las revisiones y las pautas a menudo se basan en un método estadístico llamado «metanálisis» para combinar los resultados de los estudios y obtener un resultado promedio ponderado. Esto puede ser extremadamente útil para obtener resultados confiables de muchos estudios más pequeños que pueden no ser muy informativos por sí solos. Esto también significa que los estudios individuales en un metanálisis no siempre marcan una gran diferencia, ya que se han combinado con otros resultados.

Los revisores sistemáticos a menudo prueban el efecto de eliminar estudios que tienen resultados muy diferentes, o que creen que eran de menor calidad, y esto reduce aún más el riesgo de que un estudio retractado tenga un gran efecto en el resultado general.

¿Hay salida?

¿Siempre es malo incluir un estudio retractado? Un estudio de Cochrane (un grupo global sin fines de lucro que revisa toda la evidencia sobre las intervenciones de atención médica y resume los hallazgos) investigó cómo sus revisiones manejan los estudios retractados.

Los autores dijeron que es importante considerar cuidadosamente por qué se retractó un artículo. Por ejemplo, es posible que se haya retractado un artículo porque los investigadores no tenían permiso para usar los datos. Llegaron a la conclusión de que una política general de exclusión de estudios retractados podría sesgar los resultados de las directrices al perder datos relevantes.

Si bien debemos prestar atención al tema de los estudios retractados y cómo se tratan, lo preocupados que deberíamos estar por su inclusión en algunas revisiones y pautas depende de las respuestas a estas preguntas. Y en cuanto a ese estudio fraudulento de MMR, una revisión Cochrane de 2005 lo excluyó debido al diseño del estudio, pero era un estudio tan pequeño (solo 12 niños) que incluso si hubiera estado en la revisión, probablemente no habría afectado su conclusiones.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Retracted papers are used in clinical guidelines – how worried should we be?. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

La entrada Los artículos retractados se utilizan en directrices clínicas: ¿qué tan preocupados deberíamos estar? se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones