Edit

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

El vapeo a largo plazo como ayuda para dejar el tabaquismo

Una revisión completa de los estudios donde se han usado los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar da luces sobre su efectividad y la duración de su uso.

Un grupo multinacional de expertos de alto calibre que incluye nombres reconocidos como Peter Hayek, Nancy Rigotti, Caitlin Notley, Jamie Hartmann-Boyce, entre otros, ha llevado a cabo una importante revisión sistemática con metaanálisis acerca del «uso a largo plazo de cigarrillos electrónicos cuando se proporcionan como ayuda para dejar de fumar». Reproducimos a continuación este importante estudio publicado en línea el pasado 3 de agosto en el periódico Medicina Preventiva. Se trata del primer metaanálisis del uso continuado de cigarrillos electrónicos cuando se proporcionan en un entorno de prueba para dejar de fumar.

Introducción

El tabaquismo es la principal causa prevenible de muerte en todo el mundo: representa 8 millones de muertes al año. El Reino Unido aspira a estar libre de humo para 2030. Más de 50 organizaciones alemanas de salud pública y de la sociedad civil están pidiendo a Alemania que esté libre de humo para 2040. Nueva Zelanda se compromete a reducir su tasa nacional de tabaquismo al 5 % para 2025. Las ayudas eficaces para dejar de fumar y las formas menos dañinas de suministro de nicotina, como la terapia de reemplazo de nicotina (TRN) y los cigarrillos electrónicos, se han identificado como herramientas fundamentales para lograr estos objetivos.

Aunque el uso de cigarrillos electrónicos ha aumentado desde que salieron al mercado hace 15 años, la prevalencia mundial general todavía es baja y el uso y la regulación de estos productos varíaconsiderablemente según la ubicación geográfica. Las restricciones sobre el comercio, los sabores y el grado de nicotina varían a nivel mundial, como se ha visto con las recientes prohibiciones de sabores en algunos estados de EE. UU. En el Reino Unido, por otro lado, los cigarrillos electrónicos se promocionan como una herramienta de reducción de daños para ayudar a las personas a dejar los cigarrillos combustibles. 

En Inglaterra, el 27 % de la población adulta usó cigarrillos electrónicos en un intento de dejar de fumar durante los últimos 12 meses. Son más populares que la terapia de reemplazo de nicotina (TRN), que fue utilizada por el 18 % de quienes intentaron dejar de fumar. De aquellas personas que dejaron de fumar con éxito a largo plazo, los datos ingleses muestran que el 11 % continúa usando cigarrillos electrónicos, en comparación con el 3 % que continúa usando TRN. 

“El 54 % de las personas que recibieron un cigarrillo electrónico para ayudarlos a dejar de fumar usaban cigarrillos electrónicos a los 6 meses”.

Los hallazgos de la revisión Cochrane mostraron evidencia de certeza moderada de que más personas lograron dejar de fumar usando cigarrillos electrónicos con nicotina que usando TRN o cigarrillos electrónicos sin nicotina. Por «certeza moderada» se entiende que es probable que el verdadero efecto esté cerca de la estimación del efecto, pero existe la posibilidad de que difiera. Sin embargo, están surgiendo nuevos estudios que pueden aumentar la certeza con respecto a la efectividad de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar cigarrillos combustibles.

El uso a largo plazo de los cigarrillos electrónicos de nicotina en comparación con otras farmacoterapias puede impulsar su éxito como ayuda para dejar de fumar al prevenir la recaída en el tabaquismo. Sin embargo, aunque se acordó que son considerablemente más seguros que los cigarrillos tradicionales, los cigarrillos electrónicos no están exentos de riesgos y persisten las preocupaciones sobre la seguridad de su uso a largo plazo, incluso en personas que han dejado de fumar. 

Poco se sabe acerca de cuánto tiempo usan las personas los cigarrillos electrónicos cuando los usan como ayuda para dejar de fumar. Se ha observado el uso a largo plazo de productos TRN y el éxito parece depender de la velocidad de entrega de la nicotina. La proporción de personas que recibieron estos productos y aún los usan después de un año varía desde tasas insignificantes en el caso de los parches, pasando por más del 5 % en el caso de los productos de TRN orales, hasta más del 10 % en el caso del aerosol nasal de nicotina.

El estudio en cuestión explora si había patrones similares en los usuarios de cigarrillos electrónicos, revisa y sintetiza los datos disponibles sobre la proporción de personas que usan cigarrillos electrónicos a los seis meses o más, de forma aislada o en comparación con otras ayudas para dejar de fumar. El estudio también analiza la proporción de participantes que todavía usan cigarrillos electrónicos entre los que dejaron de fumar con éxito usando cigarrillos electrónicos a los 6 meses o más. 

Criterios de inclusión del estudio

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) y ensayos cruzados aleatorios en los que a los fumadores actuales se les asignaron al azar a cigarrillos electrónicos de nicotina como ayuda para dejar de fumar o como condición de control. Debido a la escasez histórica de datos, también se incluyeron estudios no controlados en los que a todos los participantes se les proporcionaron cigarrillos electrónicos de nicotina.

Para ser incluidos en los análisis, los estudios tenían que informar cuántas personas todavía usaban los productos del estudio (cigarrillos electrónicos o farmacoterapia) seis meses o más después de la asignación al azar. Se eligió un período de tiempo de al menos 6 meses, ya que se recomienda a las personas que utilicen la mayoría de las ayudas tradicionales para dejar de fumar durante un período de 12 semanas. Por lo tanto, el uso de 6 meses se consideró un uso a largo plazo más sostenido y es un punto de medición típico en los estudios para dejar de fumar. 

Búsquedas

Se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los estudios elegibles y se estableció contacto con los autores de ensayos conocidos y otros estudios publicados sobre cigarrillos electrónicos. También se realizaron búsquedas en los resúmenes de la reunión anual de la Sociedad para la Investigación sobre la Nicotina y el Tabaco (SRNT) de 2021 y la reunión de septiembre de 2021 de la E-SRNT (Capítulo Europeo de la Sociedad para la Investigación sobre la Nicotina y el Tabaco). Se tradujo el texto y se contactó a los autores cuando fue necesario. Dos revisores examinaron de forma independiente los títulos y los resúmenes, luego los textos completos de los artículos potencialmente relevantes. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión o con un tercer revisor.

Análisis de los datos

El estudio consideró el riesgo de sesgo de selección, sesgo de detección y sesgo de deserción. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión o con un tercer autor de la revisión. Se extrajeron datos sobre: detalles de la publicación, diseño del estudio, ámbito, características de los participantes, condiciones de intervención y control, resultados primarios y secundarios, fuente de financiación y declaraciones de interés.

El tipo de cigarrillo electrónico se caracterizó como: cartucho (dispositivos similares a los cigarrillos, principalmente con una liberación de nicotina relativamente baja en comparación con otros tipos, cartuchos diseñados para un solo uso); recargables (que incluye sistemas de tanque); y pods (sales de nicotina, como JUUL).

La proporción de personas que continuaron utilizando el producto del estudio se basó en el número de personas disponibles para el seguimiento en lugar del número asignado al azar. Se utilizaron datos de casos completos y no se imputaron valores faltantes, ya que no hay evidencia para respaldar otras suposiciones.

“El 70 % de las personas que dejaron de fumar cigarrillos combustibles con éxito seguían usando cigarrillos electrónicos a los 6 meses”.

El estudio calculó la prevalencia del uso continuo de cigarrillos electrónicos y también calculó la proporción de personas abstinentes de cigarrillos de tabaco combustible en los grupos de cigarrillos electrónicos y, de estas, la proporción que todavía usaba cigarrillos electrónicos y agrupó estos datos en un metaanálisis de efectos aleatorios. 

El metaanálisis de prevalencia se realizó utilizando la función ‘metaprop’ del paquete ‘meta’ en R versión 3.6.1 (Balduzzi y Schwarzer, 2019). Los estudios se agruparon por tipo de cigarrillo electrónico. Además, el estudio actualizó las comparaciones de la revisión Cochrane relacionadas con nuestro resultado de interés mediante RevMan Web: cigarrillo electrónico de nicotina vs TRN; Cigarrillo electrónico con nicotina versus cigarrillo electrónico sin nicotina. Los resultados de los estudios que no se pudieron incluir en los metaanálisis se informaron de forma narrativa.

Resultados

De los 65 estudios elegibles para la revisión Cochrane principal, 19 proporcionaron información sobre el uso del producto del estudio a los 6 meses de seguimiento y fueron elegibles para su inclusión en esta revisión. Los autores de cinco de estos estudios proporcionaron los datos a pedido.

“El uso a largo plazo podría ser un mecanismo de éxito de los cigarrillos electrónicos, al prevenir la recaída en el tabaquismo”.

Características de los estudios incluidos

Se presenta información sobre el tipo de estudio, tipo de intervención de cigarrillos electrónicos, país de estudio, grupo de participantes y motivación para dejar de fumar. En resumen, 13 de los 19 estudios fueron ECA, un estudio fue un ensayo grupal no aleatorio y cinco estudios fueron estudios de intervención no controlados. Se realizaron seis estudios en el Reino Unido, seis en EE. UU., tres en Italia, dos en Nueva Zelanda, uno en Australia y uno Canadá. En cuatro estudios los participantes no estaban motivados ni planeaban dejar de fumar. En siete estudios los participantes estaban motivados para dejar de fumar. Se llevó a cabo un estudio entre los participantes a quienes les resultó difícil dejar de fumar. La motivación para dejar de fumar no estuvo clara o no se informó en los estudios restantes. En un caso los participantes eran usuarios de cigarrillos combustibles duales y cigarrillos electrónicos.

Siete estudios tenían criterios de inclusión notables adicionales, incluyendo a personas sin hogar. Los participantes del estudio Begh 2021 tenían afecciones a largo plazo (como enfermedades cardíacas, hipertensión, diabetes, apoplejía). Los participantes del estudio de Bell 2017 eran VIH positivos. El estudio de Lee de 2018 se realizó entre veteranos en espera de cirugía y Holliday 2019 entre pacientes con periodontitis. Los participantes en Caponnetto 2013 tenían un diagnóstico de esquizofrenia. El estudio Pulvers 2020 reclutó exclusivamente a participantes afroamericanos y latinos.

Doce estudios usaron cigarrillos electrónicos de tipo recargable, seis estudios cigarrillos similares, dos estudios cápsulas y en un estudio los participantes usaron sus propios dispositivos de cigarrillos electrónicos. Un estudio comparó directamente una nicotina de base libre con un dispositivo de nicotina a base de sal (Russell 2021).

Otro estudio (Martinez 2021) reclutó usuarios duales al inicio. Este estudio probó una intervención conductual en la que a los participantes se les proporcionaron folletos de autoayuda, específicamente dirigidos a usuarios duales que los alentaron a usar sus cigarrillos electrónicos. Esta intervención se comparó con un folleto genérico de autoayuda para dejar de fumar y con un grupo de estudio de solo evaluación.

De los 19 estudios incluidos, tres recibieron apoyo de la industria de los cigarrillos electrónicos (Caponnetto 2013; Polosa 2011; Russell 2021) y uno no especificó su fuente de financiación (Ely 2013). El resto se realizó independientemente de la industria de los cigarrillos electrónicos.

Predominio

Se agruparon datos sobre la proporción de personas que usaban cigarrillos electrónicos a los seis meses o más, combinando los datos de los grupos de intervención de 16 estudios en los que los participantes recibieron un cigarrillo electrónico de nicotina al comienzo del estudio y ninguna otra farmacoterapia. 

La prevalencia agrupada fue de 0,54, lo que indica que, en promedio, que el 54 % de los participantes que recibieron cigarrillos electrónicos de nicotina al comienzo del estudio seguían usando cigarrillos electrónicos a los seis meses o más. 

En 9 estudios, al menos el 50 % de los participantes todavía usaban cigarrillos electrónicos a los 6 meses o más. Sin embargo, la alta heterogeneidad estadística detectada, no explicada por el análisis de subgrupos o por la duración del seguimiento, indica una variación sustancial no explicada entre los estudios. Al observar esto por subgrupos, los datos fueron muy heterogéneos para los cigarrillos similares y para los cigarrillos electrónicos recargables. 

Tasas de abandono

En el grupo de cigarrillos electrónicos, las tasas de abandono van del 4,3 % en Begh al 52,9 % en Pacifici 2015. Se recopilaron datos sobre la proporción de personas que continúan usando cigarrillos electrónicos a los 6 meses o más que habían dejado de fumar cigarrillos combustibles en los grupos de cigarrillos electrónicos de nicotina.

Los datos se combinaron de los grupos de intervención de 9 estudios en los que los participantes recibieron un cigarrillo electrónico de nicotina al comienzo del estudio y ninguna otra farmacoterapia. La prevalencia agrupada fue de 0,70, lo que indica que, en promedio, el 70 % de los participantes que habían dejado los cigarrillos combustibles usando un cigarrillo electrónico de nicotina seguían usando cigarrillos electrónicos a los seis años, meses o más.

Se realizaron grupos con los datos por tipo de cigarrillo electrónico (cig-a-like; e-cigarette recargable; pod); las proporciones fueron más altas en los grupos recargables (81 %) y en cápsulas (70 %) que en los cigarrillos similares más antiguos, donde fue del 40 %. Para el análisis agrupado, la heterogeneidad fue alta (I2 = 73 %), sin embargo, esto pareció explicarse por el tipo de dispositivo, para los usuarios de cigarrillos similares, el I2 fue del 29 % y para los cigarrillos electrónicos recargables el valor de I2 fue cero. 

Comparaciones directas

Cigarrillos electrónicos de nicotina vs TRN

Los datos de cinco estudios que compararon cigarrillos electrónicos de nicotina con TRN fueron muy heterogéneos.

En Hajek 2019 más personas usaban cigarrillos electrónicos de nicotina que TRN a los 12 meses, sin que los IC excluyeran diferencias. De manera similar, en Myers Smith 2022 y Bullen 2013, más personas usaban cigarrillos electrónicos de nicotina que TRN a los 6 meses, y los CI nuevamente no excluyó ninguna diferencia. Por el contrario, en Russell 2021 no se encontraron diferencias en la proporción de participantes que aún usaban el producto del estudio en el seguimiento más largo. Un estudio más pequeño (Lee 2018) mostró una mayor proporción de participantes que aún usaban TRN, pero tenían IC amplios.

Cigarrillos electrónicos con nicotina vs cigarrillos electrónicos sin nicotina

Tres estudios compararon cigarrillos electrónicos de nicotina con cigarrillos electrónicos sin nicotina: Bullen 2013; Cobb 2021; Eisenberg 2020. Los datos agrupados mostraron que más personas usaban cigarrillos electrónicos en el grupo de nicotina, pero los IC eran amplios y no incluían diferencias.

El estudio de Walker 2020 que comparó cigarrillos electrónicos + parches de nicotina con cigarrillos electrónicos sin nicotina + parches (excluidos de nuestro meta análisis) mostró que más personas continuaron usando cigarrillos electrónicos + parches de nicotina que los cigarrillos electrónicos sin nicotina + parches. A los seis meses, el 40,4 % de los usuarios que solo usaban parches todavía lo hacía. En el grupo de parches + cigarrillos electrónicos de nicotina, el 22 % usaba solo parches, el 45 % usaba solo cigarrillos electrónicos y el 11 % usaba tanto el parche como los cigarrillos electrónicos. En el grupo de parches + cigarrillos electrónicos sin nicotina, el 29 % todavía usaba parches, el 36 % usaba solo cigarrillos electrónicos y el 13 % usaba parches y cigarrillos electrónicos.

El estudio de Baldassarri también comparó los cigarrillos electrónicos + parches de nicotina con los cigarrillos electrónicos + parches sin nicotina y, por lo tanto, también se excluyó del metaanálisis (Baldassarri 2018). 

A los 6 meses, el 23 % de las personas continuaron usando cigarrillos electrónicos en el grupo de cigarrillos electrónicos con nicotina y el 47 % continuaron usando cigarrillos electrónicos en el grupo sin nicotina. A los 6 meses, el 20 % del brazo de cigarrillos electrónicos con nicotina y el 10 % del brazo sin nicotina habían dejado los cigarrillos combustibles. En ambos grupos de aquellos que habían dejado de fumar con éxito, el 50% usaba cigarrillos electrónicos.

Dispositivos de cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina vs dispositivos con bajo contenido de nicotina

En Cobb 2021 compararon cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina (36 mg/mL) y bajo (8 mg/mL). Más participantes en el grupo de nicotina alta 47,7 % continuaron usando cigarrillos electrónicos a los 6 meses en comparación con el grupo de nicotina baja 37,7 %.

Cigarrillos electrónicos con sal de nicotina vs cigarrillos electrónicos con nicotina de base libre

Un estudio contribuyó con datos a la comparación de cigarrillos electrónicos con sal de nicotina versus cigarrillos electrónicos con nicotina de base libre. El uso del producto del estudio fue similar entre los grupos.

Cigarrillos electrónicos vs atención habitual

Dos estudios informaron sobre participantes que usaban cigarrillos electrónicos tanto en el grupo de cigarrillos electrónicos de nicotina como en el de atención habitual (donde los participantes no fueron asignados a productos de estudio específicos). Begh analizó el uso de cigarrillos electrónicos a los 8 meses; más personas en el grupo de cigarrillos electrónicos informaron usar cigarrillos electrónicos que en el grupo de atención habitual del grupo de cigarrillos electrónicos, en comparación con 9,8 % en el grupo de atención habitual. En Dawkins 2020, a los seis meses, 27/34 (79,4%) de los participantes del grupo de cigarrillos electrónicos, seguidos en comparación con 10/12 (83,3%) de los participantes del grupo de atención habitual, usaban cigarrillos electrónicos.

En Martinez 2021, donde todos los participantes usaban cigarrillos electrónicos al inicio del estudio y los participantes fueron asignados al azar a no autoayuda, autoayuda genérica o autoayuda para instruir el uso de cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar, no hubo evidencia de que la autoayuda de los cigarrillos electrónicos aumentara la proporción de personas que todavía usaban cigarrillos electrónicos a los 24 meses (67,6 % sin autoayuda, 66,1 % de autoayuda genérica, 64,1 % en el grupo de folletos de cigarrillos electrónicos).

Discusión

Esta es la revisión más completa y el único metaanálisis hasta la fecha sobre el uso continuado de cigarrillos electrónicos después de su provisión como una intervención para dejar de fumar en un entorno de prueba. 

Diecinueve de los 65 estudios elegibles para la revisión Cochrane de cigarrillos electrónicos para dejar de fumar brindan datos sobre la cantidad de participantes que aún usan cigarrillos electrónicos a los seis meses o más. Este nuevo metaanálisis, que incluye datos de 16 de estos estudios, mostró que de las personas en los ensayos a las que se les proporcionó un cigarrillo electrónico de nicotina para dejar de fumar, en promedio el 54 % seguía usando cigarrillos electrónicos de nicotina a los seis meses o más. 

Este metaanálisis actualizado de comparaciones directas encontró que un poco más de personas asignadas a cigarrillos electrónicos con nicotina que a cigarrillos electrónicos sin nicotina usaban cigarrillos electrónicos a los seis meses o más, pero los IC fueron amplios y no incluyeron diferencias. La heterogeneidad estadística impidió el metaanálisis en la comparación de cigarrillos electrónicos con TRN, pero en tres de los cinco estudios, más personas en el grupo de cigarrillos electrónicos todavía usaban su producto de estudio asignado que en el caso de las TRN. 

En promedio el 70 % de los participantes que habían dejado los cigarrillos combustibles usando un cigarrillo electrónico de nicotina seguían usando cigarrillos electrónicos a los seis meses o más. Nueve estudios contribuyeron a este análisis y la heterogeneidad observada pareció explicarse por el tipo de dispositivo, con un uso mayor de los dispositivos de cigarrillos electrónicos más nuevos.

Es necesario tener en cuenta una serie de limitaciones al interpretar estos resultados. Una minoría de estudios informa sobre el resultado del uso de cigarrillos electrónicos o productos de estudio a los seis meses o más de seguimiento, lo que limita la capacidad del estudio para obtener una comprensión completa de las trayectorias de uso de cigarrillos electrónicos después de su provisión como ayuda para dejar de fumar dentro de un ensayo. Además, el seguimiento más largo fue de 24 meses y solo un estudio tuvo esta duración de seguimiento (Pacifici 2015). 

Los resultados principales también están limitados por la heterogeneidad estadística no explicada. Las diferencias en la prevalencia del uso de cigarrillos electrónicos no se explicaron por el tipo de dispositivo de cigarrillo electrónico, aparte del uso de cigarrillos electrónicos entre los que dejaron de fumar con éxito. Aquí no está claro si son las diferencias en el dispositivo de cigarrillo electrónico o en alguna otra variable correlacionada, por ejemplo, la fecha de realización del estudio, lo que podría estar impulsando las diferencias observadas. 

También hay inconsistencia en los resultados para la comparación de cigarrillos electrónicos versus TRN, con algunos estudios que muestran que más personas usan cigarrillos electrónicos que TRN en el seguimiento más largo y otros que no muestran una diferencia. Esta heterogeneidad podría deberse a muchos factores, incluidas las poblaciones heterogéneas incluidas en este análisis o las diferencias en la motivación para dejar de fumar. 

La entrega y los sabores de la nicotina, así como la intensidad y la duración del apoyo conductual, también pueden haber influido en los resultados. Se necesita más investigación en diferentes poblaciones y utilizando diferentes dispositivos para evaluar la generalización de los resultados presentados; anticiparíamos una variación sustancial en el uso a largo plazo basado en las características del usuario y del producto.

El estudio de cohorte PATH encontró que aproximadamente dos tercios de los usuarios de cigarrillos electrónicos que dejaron de fumar con éxito continuaron usando cigarrillos electrónicos. 

En un estudio observacional de dos años realizado en una muestra nacional representativa de fumadores de EE. UU., donde el uso a largo plazo de cigarrillos electrónicos se asoció con una tasa más alta, se demostró un vínculo con el uso continuado de cigarrillos electrónicos y los intentos de dejar los cigarrillos combustibles. Esto también se demostró cuando se comparó el uso de cigarrillos electrónicos a largo plazo con el uso de TRN a largo plazo en una encuesta transversal y prospectiva del Reino Unido, el Estudio del Kit de Herramientas para Fumadores. Aquí se encontró que el uso a largo plazo de cigarrillos electrónicos y el uso a largo plazo de TRN ocurrían casi exclusivamente entre fumadores actuales o exfumadores.

“Existe evidencia de certeza moderada de que los cigarrillos electrónicos son más efectivos para ayudar a las personas a dejar de usar cigarrillos combustibles durante seis meses o más que usar TRN o cigarrillos electrónicos sin nicotina”.

El uso a largo plazo de los cigarrillos electrónicos de nicotina en comparación con otras intervenciones para dejar de fumar puede impulsar o, al menos, reflejar su éxito como ayuda para dejar de fumar al prevenir la recaída en el tabaquismo. Sin embargo, esta interpretación debe equilibrarse cuidadosamente con las preocupaciones sobre los efectos en la salud del uso de cigarrillos electrónicos a largo plazo. 

Aunque esta revisión Cochrane no encontró evidencia de daños graves por el uso de cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar, una limitación clave de esta evidencia es la corta duración del seguimiento en la mayoría de los estudios. El consenso de los expertos es que, aunque considerablemente más seguros que los cigarrillos combustibles, los cigarrillos electrónicos no están libres de riesgos.

La corta duración del seguimiento tampoco permite comentar si los cigarrillos electrónicos se usarán durante años o de por vida. Se necesitarán estudios a más largo plazo para proporcionar información sobre este importante resultado, así como las implicaciones para la salud a más largo plazo del vapeo continuo. Si el vapeo continuo previene la recaída, esto probablemente proporcionaría un beneficio en comparación con el uso continuo de cigarrillos combustibles. Sin embargo, también se ha postulado que el vapeo continuo podría facilitar la recaída; se necesitan más datos para investigar esto. 

Una vez que las personas hayan pasado de los cigarrillos combustibles a los cigarrillos electrónicos, será importante monitorear si el uso continuo de cigarrillos electrónicos a los seis meses es un efecto de transición o si las personas continúan usando cigarrillos electrónicos durante los años siguientes. Se debe considerar cuidadosamente cuándo y cómo introducir intervenciones para ayudar a esta población a dejar de usar cigarrillos electrónicos sin provocar una recaída en el tabaquismo.

Los cigarrillos electrónicos tienen un papel que desempeñar como herramienta de reducción de daños en la política de salud pública y en la prevención de enfermedades a nivel mundial. Los estudios futuros deberían medir e informar el uso de cigarrillos electrónicos.

La investigación adicional sobre el uso de cigarrillos electrónicos a largo plazo debe usar datos de pacientes individuales para evaluar si el uso a largo plazo de cigarrillos electrónicos está relacionado con el abandono del hábito de fumar, la recaída, las características de estratificación social y las características de los cigarrillos electrónicos, incluida la duración del uso y el tipo de dispositivo.

La comparación de las tasas de recaída en los abstemios del tabaco que usan y no usan cigarrillos electrónicos también sería informativa. Si las personas continúan usando cigarrillos electrónicos a largo plazo es importante tener información precisa sobre los daños causados por los cigarrillos electrónicos y se alienta la investigación al respecto.

Conclusiones

En los estudios incluidos en esta revisión se encontró que poco más de la mitad de las personas que recibieron cigarrillos electrónicos de nicotina al comienzo del estudio seguían usando cigarrillos electrónicos a los seis o más meses de seguimiento. De los que dejaron de fumar con éxito, se encontró que el 70% todavía usaba cigarrillos electrónicos a los seis meses o más. 

Los estudios futuros deben recopilar e informar datos sobre el uso continuo de cigarrillos electrónicos y productos de estudio, incluidos datos a más largo plazo, más allá de los seis meses, para evaluar si el uso de cigarrillos electrónicos y otros productos de estudio es transitorio o persistente.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Longer-term use of electronic cigarettes when provided as a stop smoking aid: Systematic review with meta-analyses. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

La entrada El vapeo a largo plazo como ayuda para dejar el tabaquismo se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones