Editar el contenido

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

Más evidencia: expertos siguen desmitificando el vapeo

Un grupo multidisciplinar de científicos realizó una investigación exhaustiva para evaluar los riesgos asociados con los aerosoles emitidos por cigarrillos electrónicos en comparación con el humo tradicional del tabaco. El resultado consolida la evidencia sobre cigarrillos electrónicos como alternativa segura al tabaquismo.

En el artículo científico titulado «Citotoxicidad, mutagenicidad y genotoxicidad de los aerosoles emitidos por cigarrillos electrónicos en comparación con el humo de cigarrillo: el proyecto REPLICA«, publicado en Scientific Reports, el calificado equipo de autores aborda de manera exhaustiva la comparación entre los aerosoles de cigarrillos electrónicos y el humo del cigarrillo combustible, analizando su impacto en términos de citotoxicidad, mutagenicidad y genotoxicidad. 

El estudio refleja el trabajo colaborativo y multidisciplinario del grupo del Proyecto REPLICA, contribuyendo significativamente al conocimiento existente y ofreciendo una perspectiva crucial para comprender mejor los riesgos asociados con el uso de cigarrillos electrónicos en comparación con los cigarrillos tradicionales.

Los investigadores de REPLICA emplearon una batería toxicológica estándar compuesta por tres ensayos, comúnmente utilizados para la evaluación de productos y aplicaciones regulatorias.

En el estudio se realizaron evaluaciones comparativas entre los aerosoles de cigarrillos electrónicos y el humo de los cigarrillos combustibles, arrojando resultados destacados en términos de toxicidad y actividad genotóxica. La genotoxicidad se refiere al daño que sufren los genes dentro de nuestras células, causado por productos químicos, radiación o ciertos virus. Esta alteración puede cambiar la información genética, llevando a errores que pueden ser perjudiciales. Este daño puede ser heredado por las células hijas si la célula se divide y, en algunos casos, puede contribuir al desarrollo de enfermedades como el cáncer. Por esta razón, es crucial evaluar los riesgos de genotoxicidad, especialmente cuando se trata de aprobar nuevos medicamentos o productos químicos, para asegurarse de que sean seguros para las personas.

Se descubrió que el aerosol de los cigarrillos electrónicos tenía una citotoxicidad baja y no manifestaba genotoxicidad ni actividad mutagénica, o sea la capacidad de una sustancia para inducir cambios o mutaciones en el material genético de un organismo. Por otro lado, el humo de los cigarrillos tradicionales demostró tener una alta citotoxicidad, así como actividad mutagénica y genotóxica significativa. 

El estudio REPLICA no se limitó a replicar los experimentos originales, sino que abordó y superó varias limitaciones y brechas metodológicas presentes en el trabajo previo, añadiendo condiciones adicionales para abarcar todas las posibles maneras de inducir genotoxicidad y mutagenesis en las células, fortaleciendo así la robustez y la confiabilidad de los resultados obtenidos.

«Los hallazgos de nuestro estudio no solo confirmaron los resultados obtenidos por nuestros colegas, sino que también abordaron algunas lagunas y limitaciones metodológicas presentes en el trabajo original», afirmó la Dra. Rosalía Emma, primera autora del estudio. «Sin embargo, es crucial subrayar que, a pesar de utilizar diferentes maquinarias y variaciones en la metodología de exposición, en el caso de la citotoxicidad (ensayo NRU), la toxicidad del cigarrillo electrónico es significativamente menor que la del cigarrillo tradicional».

«Aunque hemos añadido condiciones experimentales que fueron obviadas por los autores del primer trabajo, los resultados previamente obtenidos se confirman e incluso se refuerzan, consolidando al cigarrillo electrónico como una herramienta útil para reducir los daños del tabaquismo en sujetos fumadores saludables», declaró el profesor Massimo Caruso, uno de los líderes del proyecto Replica y coautor del estudio.

La Dra. Rosalia Emma y el profesor Massimo Caruso 

El análisis proporcionado aporta una perspectiva valiosa sobre los riesgos asociados con los aerosoles de cigarrillos electrónicos en comparación con el humo del tabaco tradicional. Estos hallazgos pueden tener implicaciones significativas para las políticas de salud pública y la regulación de productos de tabaco y cigarrillos electrónicos. Es esencial que se siga investigando y monitoreando estos productos para garantizar la seguridad de los consumidores.

El trabajo del grupo REPLICA confirma estudios independientes anteriores. En el ámbito europeo, la revisión de seguridad realizada por el Comité sobre Toxicidad de Químicos en Alimentos, Productos de Consumo y el Medio Ambiente (COT) ya había llegado a una conclusión bastante esclarecedora sobre los cigarrillos electrónicos. El COT concluyó que, cuando los cigarrillos electrónicos se fabrican y utilizan correctamente, el riesgo de efectos adversos para la salud es considerablemente más bajo en comparación con los cigarrillos de tabaco combustibles. 

El COT llevó a cabo una exhaustiva evaluación para discernir los posibles riesgos relacionados con el uso de cigarrillos electrónicos. Su objetivo era proporcionar una perspectiva clara sobre la seguridad de estos dispositivos en comparación con los cigarrillos tradicionales. Ubicado en el Reino Unido, el COT es un comité científico independiente responsable por proporcionar consejo y orientación técnica y científica a varias entidades gubernamentales sobre cuestiones relacionadas con la toxicidad de químicos presentes en productos de consumo y el medio ambiente.

A pesar de estos hallazgos positivos, el COT destacó que aún existen incertidumbres, especialmente en lo que respecta a la inhalación de aromatizantes y productos derivados del calor producido en los productos de vapeo. En algunos casos, la acción de calentar el líquido para producir vapor puede generar compuestos no deseados que pueden ser perjudiciales para la salud. La naturaleza y la magnitud de los riesgos para la salud asociados con estos componentes aún no se comprenden completamente, lo que subraya la necesidad de realizar más investigaciones en este ámbito. 

Sin embargo, estas preocupaciones suelen ser enfrentadas con políticas de investigación y monitoreo continuo de los posibles efectos a largo plazo ajustando las regulaciones según la necesidad, al lado de estándares de fabricación que buscan garantizar la seguridad y calidad de componentes e ingredientes, estableciendo normas específicas sobre cómo y con cuáles sustancias y concentraciones se deben fabricar los dispositivos y líquidos para vapear.

Un equipo internacional de expertos 

El grupo del Proyecto REPLICA, compuesto por un destacado equipo multidisciplinario de expertos en diversos campos, ha contribuido significativamente al avance en la investigación científica relacionada con los cigarrillos electrónicos y tradicionales. 

Entre los miembros más notables del grupo se encuentran Giovanni Li Volti, Massimo Caruso, Rosalía Emma, Antonio Giordano, Ang Sun, Vladislav Volarevic, Ronny Lesmana, Konstantinos Poulas, Alfio Distefano, Konstantinos Partsinevelos, Roberta Pulvirenti, Aurora Costa, Aleksandar Arsenijevic, Melisa I. Barliana, Konstantinos Mesiakaris, Najwa Albalushi, Chiara Giardina y Salvatore Furnari. 

Los autores del artículo provienen de una variedad de prestigiosas instituciones a nivel mundial, lo que aporta una riqueza y diversidad de conocimientos al estudio. En la Universidad de Catania, Italia, se destacan Rosalia Emma y Riccardo Polosa, quienes están afiliados tanto al Departamento de Medicina Clínica y Experimental como al Centro de Excelencia para la Aceleración de la Reducción del Daño (CoEHAR), junto con otros eminentes investigadores como Virginia Fuochi, Pio Maria Furneri, Massimo Caruso y Giovanni Li Volti. También en la Universidad de Catania, el Departamento de Ciencias Biomédicas y Biotecnológicas aporta al estudio con la participación de Virginia Fuochi, Alfio Distefano, Konstantinos Partsinevelos, Roberta Pulvirenti, Pio Maria Furneri, Massimo Caruso, Giovanni Li Volti, Chiara Giardina y Salvatore Furnari.

Por otra parte, ECLAT Srl, una empresa derivada de la Universidad de Catania, cuenta con la colaboración de Sonja Rust y Riccardo Polosa. En Omán, el Departamento de Bioquímica Clínica de la Universidad Sultan Qaboos se suma al proyecto con los investigadores Fahad Zadjali, Mohammed Al Tobi, Razan Zadjali, Zaina Alharthi y Najwa Albalushi.

En los Estados Unidos, en el Departamento de Biología de la Universidad de Temple, específicamente en el Sbarro Institute for Cancer Research and Molecular Medicine, se destaca la participación de Ang Sun, Antonio Giordano y Aurora Costa. Desde Serbia, Vladislav Volarevic y Aleksandar Arsenijevic, de la Facultad de Ciencias Médicas y el Centro de Medicina Molecular e Investigación en Células Madre de la Universidad de Kragujevac, también contribuyen al estudio.

En Indonesia, el Centro de Excelencia para la Innovación en la Atención Farmacéutica de la Universitas Padjadjaran, así como el Departamento de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la misma universidad, cuentan con la participación de Ronny Lesmana y Melisa I. Barliana. Lesmana también está asociado al Departamento de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universitas Padjadjaran.

Finalmente, en Grecia, el Instituto para la Investigación y la Innovación (IRIS), así como el Laboratorio de Biología Molecular e Inmunología del Departamento de Farmacia de la Universidad de Patras, incluyen a Konstantinos Poulas y Konstantinos Mesiakaris en su equipo. Melisa I. Barliana también representa al Laboratorio de Biotecnología del Departamento de Farmacia Biológica de la Facultad de Farmacia de la Universitas Padjadjaran. La colaboración de estos individuos y sus instituciones refleja un esfuerzo conjunto significativo para avanzar en la investigación y proporcionar datos valiosos para el campo científico.

Cada uno de estos profesionales ha aportado su vasta experiencia y conocimientos especializados para evaluar de manera exhaustiva y precisa los impactos de los aerosoles de los cigarrillos electrónicos en comparación con el humo de los cigarrillos tradicionales, destacando su compromiso con la promoción de la salud pública y el avance de la ciencia en este campo crucial. Su colaboración ha permitido no solo confirmar hallazgos previos, sino superar limitaciones metodológicas anteriores, proporcionando así resultados más robustos y fiables para informar mejor a la sociedad y guiar políticas de salud pública.

Para profundizar

Emma, R., Fuochi, V., Distefano, A. et al. Cytotoxicity, mutagenicity and genotoxicity of electronic cigarettes emission aerosols compared to cigarette smoke: the REPLICA project. Sci Rep 13, 17859 (2023). https://doi.org/10.1038/s41598-023-44626-1


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a [email protected].

La entrada Más evidencia: expertos siguen desmitificando el vapeo se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones