Sustituir el tabaco por los e-cigarrillos prevendría millones de muertes prematuras
3 octubre, 2017
VAPE: CONOCE SOBRE EL
22 febrero, 2018

El mayor estudio sobre vaporizadores recomienda su uso para dejar de fumar

No se han encontrado evidencias sobre el vapeo pasivo, cáncer, efectos respiratorios o reproductivos nocivos.

Un nuevo informe de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos analiza exhaustivamente los efectos de los mal llamados cigarrillos electrónicos en la salud humana. Aunque la base de investigación es limitada, dado el tiempo relativamente corto en que se han utilizado los vaporizadores (su nombre correcto), el comité que realizó el estudio identificó y examinó más de 800 estudios científicos revisados, llegando a decenas de conclusiones sobre su rango de impactos en nuestra salud.

Las evidencias sugieren que, si bien los vaporizadores no están exentos de riesgos para la salud, es probable que sean “mucho menos dañinos que los cigarrillos convencionales“, indica el informe. No sólo contienen menor cantidad y niveles más bajos de sustancias tóxicas que los cigarrillos convencionales sino que además, según señala el informe, el uso de estos instrumentos puede ayudar a los adultos a dejar de fumar. Sin embargo, sus efectos a largo plazo sobre la salud aún no están claros. Entre los jóvenes, que usan cigarrillos electrónicos a tasas más altas que los adultos, el trabajo dice tener pruebas sustanciales de que el uso del vaporizadoraumenta el riesgo de pasar al hábito de fumar cigarrillos convencionales.

Los vaporizadores son un grupo diverso de productos que contienen un elemento calentador que produce un aerosol de un líquido que los usuarios pueden inhalar a través de una boquilla e incluyen una gama de dispositivos como “cig-a-likes”, sistemas de tanques de vapor y mods. Aunque su implantación en países europeos como Reino Unido u Holanda es infinitamente mayor que en España, se calcula que unos 700.000 españoles utilizan vaporizadores. Este uso varía sustancialmente entre los distintos grupos demográficos, en función de la edad, el sexo, la raza o la etnia. Por ejemplo, entre jóvenes y adultos, el uso suele ser mayor entre los hombres que entre las mujeres.

Aún se desconoce si los vaporizadores tienen un impacto general positivo o negativo en la salud pública, reseña el informe. Se necesitan más y mejores investigaciones para determinar los efectos de los vaporizadores sobre la salud a corto y largo plazo.

“Los cigarrillos electrónicos no pueden clasificarse simplemente como beneficiosos o perjudiciales“, explica David Eaton, presidente del comité que redactó el informe, y decano y vicerrector de la Escuela de Graduados de la Universidad de Washington, Seattle. “En algunas circunstancias, como su uso por parte de adolescentes y adultos jóvenes no fumadores, sus efectos adversos causan preocupación. En otros casos, como cuando los fumadores adultos los usan para dejar de fumar, ofrecen la oportunidad de reducir las enfermedades relacionadas con el tabaquismo“.

El informe ofrece las siguientes conclusiones sobre el uso de los cigarrillos electrónicos y su impacto en la salud:

Exposición a la nicotina

  • Existe evidencia concluyente de que la exposición a la nicotina de los cigarrillos electrónicos es muy variable y depende de las características del dispositivo y el e-líquido, así como de la forma en que se opera el dispositivo.
  • Existe evidencia sustancial de que la ingesta de nicotina de los cigarrillos electrónicos entre los usuarios adultos experimentados de cigarrillos electrónicos puede ser comparable a la de los cigarrillos convencionales.

Exposición a sustancias tóxicas

  • Existen pruebas concluyentes de que, además de la nicotina, la mayoría de los cigarrillos electrónicos contienen y emiten numerosas sustancias potencialmente tóxicas.
  • Existe evidencia sustancial de que, a excepción de la nicotina, la exposición a sustancias potencialmente tóxicas de los cigarrillos electrónicos (en condiciones de uso típicas) es significativamente menor en comparación con los cigarrillos convencionales.

Dependencia y abuso de responsabilidad

  • Existe evidencia sustancial de que el uso del cigarrillo electrónico da como resultado síntomas de dependencia de los cigarrillos electrónicos.
  • Existe evidencia moderada de que el riesgo y la gravedad de la dependencia son menores para los cigarrillos electrónicos que para los cigarrillos convencionales.
  • Existe evidencia moderada de que la variabilidad en las características de los productos de cigarrillos electrónicos (concentración de nicotina, aroma, tipo de dispositivo y marca) es un determinante importante del riesgo y la gravedad de la dependencia de los cigarrillos electrónicos.

Reducción de daños

  • Existe evidencia concluyente de que la sustitución completa de los cigarrillos convencionales por los cigarrillos electrónicos reduce la exposición de los usuarios a muchos tóxicos y cancerígenos presentes en los cigarrillos convencionales.
  • Existe evidencia sustancial de que el cambio completo del uso regular de cigarrillos convencionales a cigarrillos electrónicos mejora la salud en varios sistemas de órganos.

Uso por jóvenes y adultos jóvenes

  • Existe evidencia sustancial de que el uso de cigarrillos electrónicos por jóvenes y adultos jóvenes aumenta el riesgo de que alguna vez usen cigarrillos convencionales.

Vapeo pasivo

  • Existen pruebas concluyentes de que el uso de cigarrillos electrónicos aumenta las concentraciones en el aire de material particulado y nicotina en ambientes interiores en comparación con los niveles de fondo.
  • Existe evidencia moderada de que la exposición de segunda mano a la nicotina y las partículas es menor de los cigarrillos electrónicos en comparación con los cigarrillos convencionales.

Cáncer

  • No hay evidencia disponible sobre si el uso del cigarrillo electrónico está asociado con puntos finales intermedios de cáncer en humanos. (Un punto final de cáncer intermedio es un precursor del posible desarrollo de cáncer, por ejemplo, los pólipos son lesiones que son puntos finales intermedios de cáncer para el cáncer de colon).
  • Existe evidencia limitada de estudios en animales que usan biomarcadores intermedios de cáncer para respaldar la hipótesis de que el uso prolongado de cigarrillos electrónicos podría aumentar el riesgo de cáncer.

Efectos respiratorios

  • No hay evidencia disponible sobre si los cigarrillos electrónicos causan o no enfermedades respiratorias en humanos.
  • Existe evidencia moderada de aumento de la tos y las sibilancias en los adolescentes que usan cigarrillos electrónicos y un aumento en las exacerbaciones del asma.

Lesiones e intoxicaciones

  • Existe evidencia concluyente de que los cigarrillos electrónicos pueden explotar y causar quemaduras y lesiones por proyectiles. Tal riesgo aumenta significativamente cuando las baterías son de mala calidad, se almacenan incorrectamente o están siendo modificadas por los usuarios.
  • Existe evidencia concluyente de que la exposición intencional o accidental a líquidos electrónicos (por beber, contacto visual o contacto con la piel) puede provocar efectos adversos para la salud tales como convulsiones, daño cerebral anóxico, vómitos y acidosis láctica.
  • Existe evidencia concluyente de que beber líquidos inyectables intencionalmente o accidentalmente puede ser fatal.

Efectos reproductivos y de desarrollo

  • No hay evidencia disponible sobre si los cigarrillos electrónicos afectan los resultados del embarazo.
  • No hay pruebas suficientes de si el uso del e-cigarrillo materno afecta el desarrollo fetal.

Hasta que se disponga de datos científicos más precisos, la modelización de la población puede ayudar a estimar el equilibrio de los posibles beneficios y daños. Bajo el supuesto de que el uso delvaporizador aumenta la velocidad a la que los adultos abandonan el hábito de fumar convencional, los proyectos de modelado que usan cigarrillos electrónicos generarán un beneficio neto de salud pública, al menos a corto plazo. Los daños causados ​​por la mayor tasa de tabaquismo convencional entre los jóvenes que habían usado cigarrillos electrónicos tardarán décadas en aparecer. Para las proyecciones a largo plazo, el beneficio neto de salud pública es sustancialmente menor, y bajo algunos escenarios, el impacto neto es perjudicial.

“Maximizar los posibles beneficios para la salud asociados con los cigarrillos electrónicos, dice el informe, requerirá determinar con más precisión de qué forma ayudan a las personas a dejar de fumar y en qué condiciones“. No obstante, lo que parece indudable, según este último estudio, el más completo realizado hasta la fecha, es que el vaporizador no sólo es mucho menos nocivo que el tabaco, sino que constituye la herramienta más eficiente de la actualidad para dejar de fumar.

Tomado de: El Imparcial

2 Comments

  1. Pablo dice:

    “Existen pruebas concluyentes de que, además de la nicotina, la mayoría de los cigarrillos electrónicos contienen y emiten numerosas sustancias potencialmente tóxicas.” Cuales? por qué no nombra así sea 1, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *