Edit

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

Reducir el estrés y dejar de fumar en el lugar de trabajo

Un nuevo estudio de CoEHAR ha determinado por primera vez que el uso de productos de riesgo reducido puede disminuir significativamente la adicción a la nicotina, especialmente en presencia de aspectos conductuales nocivos.

Durante los últimos veinte años las empresas, en la búsqueda de proteger los recursos humanos, han intentado poner en marcha acciones de apoyo y prevención para contrarrestar la tendencia a adoptar malos hábitos en condiciones de estrés y dificultad. Sin embargo, hubo que esperar hasta la primera década de los 2000 para tener estudios sobre la correlación entre el tabaquismo y el estrés o los factores de riesgo en la oficina, con investigaciones que confirman cómo los periodos con alta carga de trabajo son determinantes en el aumento o la disminución del número de cigarrillos que se fuman al día.

Desafortunadamente, aunque las tasas de tabaquismo han disminuido en los últimos veinte años, la tasa de fumadores que logran mantener la abstinencia se mantiene estable. Solo un porcentaje de entre el 30% y el 50% consigue no recaer en el hábito a pesar del estrés percibido en el ámbito laboral.

Una estrategia para dejar de fumar

Pero ¿qué pasa en el largo plazo? ¿Es posible combinar diferentes enfoques que favorezcan el cese incluso en un lugar, como un lugar de trabajo, donde los hábitos y las actitudes se influyen mutuamente?

Los investigadores de CoEHAR, el Centro de Investigación para la Reducción de Daños por Tabaquismo de la Universidad de Catania, intentaron responder a estas preguntas.

Los resultados se encuentran en el innovador estudio Impacto de un cigarrillo inofensivo sin nicotina de punta blanda como parte de un programa para dejar de fumar con apoyo psicológico y vareniclina: una intervención integrada para dejar de fumar en el lugar de trabajo. Este evaluó el comportamiento de dos grupos de trabajadores fumadores de una empresa a la que se le brindó apoyo psicológico, farmacoterapia basada en vareniclina y la posibilidad de utilizar dispositivos considerados de riesgo cero, sin nicotina, el denominado QuitGo.

El estudio determinó por primera vez que el uso de productos de riesgo reducido puede disminuir significativamente la adicción a la nicotina, especialmente en presencia de aspectos conductuales nocivos.

“El estudio ayuda a comprender cuánto cuenta más la satisfacción derivada de los gestos que la inducida por la nicotina, lo que sugiere que futuros estudios evalúen no solo múltiples entornos de trabajo sino también diferentes figuras profesionales”, comentó el Dr. Riccardo Polosa, fundador de CoEHAR.

Detalles del estudio

Para este estudio se seleccionaron 120 fumadores (personas que fuman más de 10 cigarrillos por día) de un centro de fabricación de medicamentos que exhibieron altos niveles de estrés relacionado con el trabajo.

Los trabajadores se dividieron en dos grupos de observación, mientras que solo una muestra restringida pudo usar QuitGo.

La abstinencia se verificó mediante controles periódicos a las 4 y 24 semanas. Considerando los datos de estudios anteriores, los investigadores esperaban que el 50% de los fumadores pudiera dejar de fumar ya en las primeras cuatro semanas. Más tarde, el primer mes, el 20% de los participantes del grupo QuitGo y el 26,6% de los demás participantes no se presentaron. Los porcentajes aumentaron al 25% en el primer grupo y al 30% en el segundo. Solo el 76,6% de la muestra con QuitGo y el 72,5% del resto de participantes completaron las visitas a las cuatro y veinticuatro semanas.

Los resultados del análisis del modelo logístico mostraron mayores posibilidades de dejar de fumar en la semana 24 en el grupo que usó QuitGo que en el que tenía altos niveles de adicción al tabaco. El 80% de todos los participantes dijo que apreciaba el dispositivo como una herramienta para combatir los síntomas de abstinencia.

Algunas conclusiones

La investigación, primera en su tipo, analizó el impacto y apoyo que brindan los dispositivos que imitan el acto de fumar, especialmente en entornos con altos porcentajes de estrés o riesgo, como el trabajo.

“Un alto porcentaje de estrés se correlaciona con mayores posibilidades de recaída, también inducida por escasos recursos personales, como la incapacidad para manejar la frustración, el estrés, o relacionado con el desarrollo de otras habilidades sociales”, dijo Pasquale Caponnetto, profesor de clínica de adicciones en la Universidad de Catania y miembro de CoEHAR. 

La Dra. Marilena Maglia, autora del estudio, explicó: “La importancia de asociar el compromiso de dejar de fumar con el apoyo de una herramienta innovadora pero de riesgo cero lleva a la persona, incentivada o no, a mantener una atención constante en el objetivo. Por esta razón, se vuelve esencial educar a los trabajadores que fuman para que mantengan la lealtad con el producto de riesgo reducido como herramienta para contrarrestar la adicción conductual”.

“Los estudios confirman la necesidad de monitorear el consumo entre los fumadores en el lugar de trabajo, ya que existe una asociación entre la adicción al cigarrillo y la demanda relacionada con el trabajo, con altas tasas de prevalencia para los fumadores, para quienes es al menos el doble que las de otro tipo de consumidores”, dijo el profesor Giuseppe Santisi, catedrático de psicología del trabajo y coordinador del curso de estudios de psicología.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: Stress at work? For smokers who want to quit, the benefits derive from the gestures given by the use of zero-risk devices. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

La entrada Reducir el estrés y dejar de fumar en el lugar de trabajo se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones