Edit

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

Estudios incómodos sobre tabaquismo y COVID-19

Sigue apareciendo evidencia, cada vez más confiable, de que el tabaquismo es un factor protector contra la COVID-19.

Sí consulta mi lista de estudios sobre COVID-19/tabaquismo, encontrará más de 70 estudios epidemiológicos que analizan cómo les va a los fumadores cuando se enfrentan al virus. En resumen, la evidencia muestra abrumadoramente que es mucho menos probable que se infecten. 

Casi las únicas excepciones son un puñado de estudios de aleatorización mendeliana que no pueden distinguir entre fumadores y no fumadores y, en cambio, asumen que las personas con genes asociados con una propensión a fumar son fumadores. Por varias razones, esa no es una suposición sólida después de décadas de educación y legislación contra el tabaquismo. Cuando se trata de factores de riesgo del estilo de vida, las herramientas contundentes de MR solo son buenas si no desea encontrar una asociación.

Un estudio clave

El estudio epidemiológico más grande de este tipo se publicó en Nicotine and Tobacco Research hace unos días. Involucró a 2,4 millones de personas en California y descubrió que los fumadores no solo tenían menos probabilidades de infectarse, sino que también tenían menos probabilidades de ser hospitalizados, admitidos en cuidados intensivos y morir.  

El tabaquismo actual se asoció con tasas ajustadas más bajas de infección por SARS-CoV-2 (aHR = 0,64, IC del 95 %: 0,61 a 0,67), hospitalización relacionada con COVID-19 (aHR = 0,48, IC del 95 %: 0,40 a 0,58), ingreso en la UCI ( aHR=0,62 IC95%:0,42-0,87) y muerte (aHR=0,52 IC95%:0,27-0,89) que nunca fumar.

Viniendo de un estado que ha llevado la regulación antitabaco a extremos casi fascistas, esto debe haber roto el corazón de los autores. Para ser justos, parecen tomárselo bastante bien y reconocen que la hipótesis de la ‘paradoja del tabaquismo’ probablemente ahora debería considerarse un hecho. 

La paradoja del fumador

«En lo que se ha denominado la «paradoja del fumador», los estudios en todo el mundo generalmente han encontrado un menor riesgo de infección por SARS-CoV-2 para los fumadores actuales versus los que nunca fuman, una asociación inversa entre la prevalencia del tabaquismo y la prevalencia de la infección por SARS-CoV-2, y una prevalencia menor a la esperada de tabaquismo actual entre pacientes hospitalizados con COVID-19.

«… Un estudio nacional de casos y controles emparejado de Corea encontró que el tabaquismo actual (OR = 0,33, IC del 95 %: 0,28-0,38) y anterior (OR = 0,81, IC del 95 %: 0,72-0,91) se asoció con una probabilidad más baja de infección por SARS-CoV-2 que nunca fumar. Los datos de 38 países europeos encontraron que, después del ajuste de covariables, la prevalencia del tabaquismo estaba inversamente relacionada con la infección por SARS-CoV-2. Más evidencia proviene de un estudio de cohorte de una tripulación de portaaviones expuesta al SARS-CoV-2 mientras estaba en el mar. El tabaquismo actual se asoció con una probabilidad más baja de infección por SARS-CoV-2 (OR = 0,64, IC del 95 %: 0,49-0,84), con probabilidades aún más bajas para aquellos que fuman más«.

Ese fue un hallazgo particularmente divertido y un estudio interesante.

Aceptar los resultados

Muchos investigadores que descubren que los fumadores tienen menos riesgo de contraer COVID están dispuestos a minimizar sus hallazgos. A veces los ignoran por completo en el texto. Pero los autores del estudio californiano parecen más interesados ​​en probar las diversas explicaciones que se han presentado y su estudio lo hace bastante bien.

«Nuestro estudio tiene fortalezas importantes. En primer lugar, ahora se reconoce que el muestreo no representativo (p. ej., pacientes hospitalizados, personas sometidas a pruebas de infección activa, participantes voluntarios) en muchos estudios observacionales de factores de riesgo de COVID-19 puede conducir a un sesgo de colisión que distorsiona las asociaciones reales entre los factores de riesgo y los resultados. Una fortaleza única de nuestro estudio es la inclusión de una gran cohorte definida de pacientes en riesgo de COVID-19 dentro de un sistema de atención médica cerrado, seguido desde la prueba y la infección hasta la muerte. 

«Dado que todos los pacientes estaban asegurados, es poco probable que los resultados se deban a las variaciones en el acceso a la atención. 

«Nuestro diseño de estudio de cohorte retrospectivo estima correctamente el riesgo a lo largo del tiempo, lo que lo hace más riguroso que los estudios de muestra de conveniencia. 

«Además, el modelo semiparamétrico de riesgos proporcionales de Cox permite de forma flexible que el riesgo de referencia subyacente varíe durante el período de estudio, teniendo en cuenta los cambios en el riesgo/exposición a medida que se desarrolla la pandemia. Al evaluar el estado del tabaquismo durante la atención estándar previa a la pandemia, nuestros datos sobre el tabaquismo no reflejan los cambios a corto plazo que resultan de la infección (p. ej., si los fumadores con COVID-19 grave, en consecuencia, dejan de fumar e informan sobre su condición de fumador anterior). Se excluyó el pequeño porcentaje de falta de tabaquismo en lugar de incluirlo con los que nunca fumaron, lo que reduce la probabilidad de una clasificación errónea». 

Y más evidencia…

En cuanto a la idea de que los fumadores tienen más probabilidades de hacerse la prueba, sabemos por los estudios masivos de seroprevalencia (en los que todos se hacen la prueba) que esto no explica la asociación, pero los autores ofrecen más evidencia.

«Estudios anteriores han especulado que es más probable que las personas que fuman se hagan la prueba de COVID-19 cuando están asintomáticas (p. ej., debido a la guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades [CDC] que los caracteriza como en riesgo) o debido a síntomas relacionados con el tabaquismo imitando la sintomatología de COVID-19 (por ejemplo, tos), aumentando su porcentaje de pruebas negativas. Si bien no podemos evaluar esto directamente, es tranquilizador que en nuestro estudio, la prevalencia de la prueba de COVID fue comparable según el estado de tabaquismo del paciente (24,7 % actual, 28,1 % anterior y 24,6 % que nunca fumó) y con una cantidad similar de pruebas, de media». 

Un paso en la dirección correcta

Este debe ser el primer estudio valioso sobre el tabaquismo producido en California en unos treinta años. ¿Importa? No es que los gobiernos vayan a comenzar a decirle a la gente que comience a fumar, y de todos modos todos van a contraer COVID-19 tarde o temprano.

Creo que importa y también los autores. En primer lugar, porque la verdad es importante por muy políticamente incorrecta que sea, pero también porque esta información puede resultar muy útil.

Comprender si fumar está asociado con el riesgo de infección por SARS-CoV-2 y la gravedad de COVID-19 es fundamental para informar las estrategias de salud pública para mitigar el riesgo durante futuros brotes y priorizar los grupos en riesgo para la vacunación, los refuerzos y los tratamientos a medida que estén disponibles.

Además, nunca dejará de ser divertido.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: So many awkward studies about smoking and COVID-19. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

La entrada Estudios incómodos sobre tabaquismo y COVID-19 se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones