Edit

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

El análisis incompleto: un remedio recetado en exceso

Una carta de investigación de JAMA sobre los intentos de abandono del cigarrillo electrónico en adolescentes enseña que, aunque estas pueden proporcionar resultados preliminares valiosos, no reemplazan un análisis completo y no deben ser la base de políticas gubernamentales.

JAMA, el periódico de la Asociación Médica Estadounidense, publicó en marzo una carta de investigación [research letter] que resume los «Intentos fallidos de dejar los cigarrillos combustibles y los cigarrillos electrónicos entre los adolescentes estadounidenses«. La misiva de dos páginas incluía un llamado a la acción de la FDA: «La contribución de los cigarrillos electrónicos a los intentos fallidos de dejar la nicotina entre los adolescentes es sustancial y merece consideración a medida que EE. UU. formula políticas para regular los cigarrillos electrónicos».

Los autores estudiaron muestras representativas a nivel nacional de estudiantes de 8.°, 10.° y 12.° grado en el estudio anual Monitoreando el Futuro (MTF) de 1997 a 2020. Durante todos los años, se preguntó a los estudiantes si alguna vez habían fumado un cigarrillo. A los que sí lo hicieron se les preguntó: «¿Alguna vez ha tratado de dejar de fumar cigarrillos y descubrió que no podía?». En los últimos años, el MTF preguntó a los estudiantes si alguna vez habían vapeado nicotina, pero solo en 2020 se les preguntó: «¿Alguna vez ha tratado de dejar de vapear nicotina y descubrió que no podía?».

Examiné los datos de 2020, ya que ese era el enfoque de la carta de investigación, y un comunicado de prensa relacionado de la Universidad de Michigan. La carta proporcionó solo una breve descripción de los métodos y la estrategia analítica. Así que solicité información adicional a los autores y la usé para analizar los datos subyacentes a los hallazgos de la carta.

El autor principal de la carta fue Richard Miech, un experto reconocido en la encuesta Monitoreando del Futuro (MTF) de la Universidad de Michigan.

Los autores se centraron en los intentos fallidos de dejar de fumar cigarrillos y cigarrillos electrónicos, pero el grupo cuyos datos analizan es peculiar: todos los estudiantes que alguna vez usaron esos productos en su vida. Eso incluye un amplio espectro de estudiantes, desde aquellos que dieron una sola calada en una fiesta hasta aquellos que usaban los productos a diario.

Quería saber más sobre los usuarios de estos productos. 

Usando la definición estándar de últimos 30 días para el uso actual entre adolescentes, estudié otras preguntas de la encuesta para clasificar a los participantes en la siguiente tabla. Tenga en cuenta que a más de una cuarta parte (n=837) de los usuarios de cigarrillos electrónicos no se les preguntó sobre el uso actual.

La tabla plantea una pregunta importante sobre la investigación: ¿por qué preguntar a los 1.079 usuarios no actuales si intentaron dejar de vapear pero no pudieron? No importa si respondieron sí o no. El hecho de que no hayan utilizado los productos en el último mes hace que la pregunta y las respuestas sean irrelevantes.

Ahora echemos un vistazo a los 1.134 usuarios actuales de cigarrillos electrónicos con más detalle. Primero, con qué frecuencia usaban cigarrillos electrónicos:

Tiene sentido que casi la mitad de los usuarios que intentaron y no pudieron dejar de fumar los usaron más de 20 días en el último mes. En contraste, más de la mitad (54 %) de los usuarios que nunca intentaron dejar de fumar habían usado cigarrillos electrónicos cinco veces o menos.

Los números en rojo representan los 285 usuarios frecuentes de cigarrillos electrónicos (más de 20 días) que tienen mayor riesgo de ser o volverse adictos a la nicotina. La siguiente tabla contiene algunas características adicionales de estos estudiantes:

Esto demuestra que los usuarios frecuentes de cigarrillos electrónicos en el MTF de 2020 solían tener un ‘comportamiento de riesgo’: la mitad fumaba y la mayoría bebía alcohol y consumía marihuana.

Miech y sus colegas descubrieron que «al menos 1 intento fallido de dejar de fumar fue informado por (…) 365 encuestados sobre cigarrillos electrónicos en 2020», lo que opinaron es «sustancial y merece consideración a medida que los Estados Unidos formula políticas para regular los cigarrillos electrónicos». 

Sin embargo, no informaron que el 39 % (n=143) de los intentos fallidos se dieron entre adolescentes que no eran usuarios actuales de cigarrillos electrónicos. De los 222 usuarios actuales que lo intentaron pero fallaron, 108 usaron los productos más de 20 días en el último mes (Tabla 2). Este número, que es solo el 30 % del informado por Miech et al., representa una estimación más válida de los intentos de dejar de fumar verdaderamente fallidos.

De los 1.134 vapeadores actuales en la encuesta, solo una cuarta parte (n=285) eran frecuentes y estaban en riesgo de adicción a la nicotina. Sin embargo, más de la mitad de ellos había fumado cigarrillos, la gran mayoría alguna vez había consumido alcohol y marihuana y una gran mayoría eran usuarios actuales de esas drogas (Tabla 3).

Aunque las cartas de investigación pueden proporcionar resultados preliminares valiosos, no reemplazan un análisis completo y no deben ser la base de las recetas de políticas gubernamentales.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: JAMA Research Letter Over-Reported Teen E-Cigarette Quit Attempts & Over-Prescribed a Remedy. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

La entrada El análisis incompleto: un remedio recetado en exceso se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones