Edit

PRÓXIMOS EVENTOS

Código promocional: SPEAKER

LANDING PAGES

ARTÍCULO

CoEHAR presenta estudio sobre la vareniclina

Un nuevo estudio de CoEHAR da nuevas pistas sobre cómo ayudar a los fumadores con diabetes a abandonar el tabaquismo.

El habito de fumar puede afectar profundamente a las personas con diabetes mellitus tipo 2 (DM2). La combinación de hiperglucemia y sustancias tóxicas inhalables en el humo del cigarrillo puede acelerar la progresión de las complicaciones de la enfermedad (por ejemplo, enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, enfermedad arterial periférica, retinopatía y nefropatía).

Además, estos pacientes tienen un efecto conductual y metabólico único que debe tenerse en cuenta al abordar el abandono del hábito de fumar en la DM2. Por ejemplo, los fumadores con diabetes pueden experimentar una menor motivación para dejar de fumar debido al riesgo de aumento de peso después de dejar de fumar, lo que incrementa el riesgo de recaída.

No obstante, muchos estudios han demostrado un mejor control glucémico y una reducción de los factores de riesgo cardiometabólico después de dejar de fumar, por lo que ayudar a los fumadores con DM2 a dejar de fumar es una prioridad. El asesoramiento conductual y los medicamentos para dejar de fumar generalmente se combinan para ayudar a las personas a dejar de fumar, pero la evidencia de intervenciones eficaces en pacientes con diabetes es limitada. En particular, la eficacia y la seguridad de la vareniclina (Chantix) para que los fumadores con diabetes dejen el hábito no se ha estudiado de forma exhaustiva.

El estudio de CoEHAR

Un ensayo controlado aleatorio realizado por investigadores del Centro de Excelencia para la Aceleración de la Reducción de Daños (CoEHAR), en la Universidad de Catania, y el Instituto de Investigación Médica Mossakowski de Polonia, evaluó ahora la eficacia y seguridad de la vareniclina (Chantix) en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 que intentan abandonar el tabaquismo.

El estudio «Eficacia y seguridad de la vareniclina para dejar de fumar en pacientes con diabetes tipo 2: un ensayo multicéntrico, doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo», primero en su tipo, reveló que la vareniclina fue significativamente eficaz a las 12, 24 y 52 semanas en comparación con el placebo. Solo se observaron eventos adversos menores relacionados con el tratamiento.

“Lograr la abstinencia a largo plazo es un objetivo que todo fumador debe tener en mente, y más aún los fumadores con diabetes”, afirmó la Dra. Cristina Russo, autora principal del estudio. “Los fumadores con diabetes son conscientes de que fumar aumenta las posibilidades de daño cardiovascular y vascular e insuficiencia renal, pero muy a menudo no pueden detenerse por sí solos. Debemos ayudar a estos fumadores a dejar de fumar ofreciéndoles asesoramiento profesional y el tratamiento más eficaz. Nos complace demostrar que la vareniclina, combinada con el asesoramiento para dejar de fumar, ayudó con éxito a un número significativo de pacientes con diabetes a dejar de fumar”.

Metodología y resultados

El estudio involucró a una población de pacientes con diabetes mellitus tipo 2 que fumaban al menos 10 cigarrillos al día: se reclutó un total de 300 participantes de cinco hospitales diferentes en Catania.

El objetivo de la investigación fue evaluar la eficacia y la seguridad de la vareniclina en comparación con el placebo para dejar de fumar. Una vez evaluados los antecedentes médicos y de tabaquismo, los pacientes recibieron asesoramiento para dejar de fumar y se dividieron en diferentes grupos: uno con vareniclina y el otro con placebo.

Todos los pacientes fueron seguidos semanalmente durante las siguientes 12 semanas después de la primera visita. Después de la fase de tratamiento, se invitó a los pacientes a las clínicas en las semanas 13, 24 y 52 para evaluar los datos sobre la abstinencia tabáquica y el estado del tratamiento.

Un total de 215 participantes en el brazo de estudio de vareniclina y placebo completaron el período de tratamiento (73,3 % frente a 70,0 %, en el brazo de estudio de vareniclina y placebo, respectivamente); para la fase sin tratamiento, 201 participantes completaron la visita de estudio de 24 semanas (66,6 % frente a 67,3 %, en el brazo de estudio de vareniclina y placebo respectivamente), y 195 la visita de estudio de 52 semanas (66,6 % frente a 63,3 %, en el brazo de estudio de vareniclina y placebo, respectivamente).

La prevalencia puntual de 7 días de abstinencia de fumar también fue significativamente mayor para el grupo de vareniclina que para el grupo de placebo en cada punto de tiempo. Los fumadores con diabetes mellitus tipo 2 en el grupo de vareniclina tenían al menos tres veces más probabilidades de dejar de fumar en comparación con el grupo de placebo a lo largo de ese estudio.

En cuanto a los efectos adversos del tratamiento con vareniclina, la mayoría de ellos fueron calificados como leves o moderados. Los más comunes que llevaron a la interrupción del tratamiento fueron la ansiedad y la depresión. Las más frecuentes en el grupo de vareniclina en comparación con el grupo placebo fueron náuseas (27,3% vs 11,4%), insomnio (19,4% vs 12,7%), sueños anormales (12,7% vs 3,4%), ansiedad (11,4% vs .7,3%) e irritabilidad (9,4% vs. 5,4%).

El perfil de seguridad de la vareniclina en la DM2 fue similar al observado en los ensayos previos de vareniclina en fumadores de la población general. No se observaron diferencias entre o dentro de los grupos de tratamiento en los parámetros metabólicos y cardiovasculares. En particular, no se observó aumento de peso en el estudio.

“Los fumadores afectados por la diabetes deben tener acceso a métodos para dejar de fumar eficaces y seguros. Cuanto más prolongado sea el hábito tabáquico, menor será la probabilidad de abstinencia tabáquica a lo largo del tiempo. La vareniclina y el apoyo psicológico pueden minimizar el riesgo de diabetes y aumentar las posibilidades de dejar de fumar”, dijo Ricardo Polosa. Los datos de la investigación proporcionaron evidencia para respaldar la vareniclina en los programas para dejar de fumar y para ayudar a dejar de fumar en los programas de educación sobre la diabetes.

Enlace para el estudio.

La efectividad del vapeo frente a los medicamentos

Cuanto más opciones efectivas haya para dejar de fumar, mucho mejor. Un programa de abandono de tabaco realizado en Reino Unido ha indicado que el vapeo es más efectivo para dejar de fumar que el medicamento Champix y otras terapias de reemplazo de nicotina. “Cigarrillos Electronicos para dejar de fumar, una comparación piloto con TRN y Champix, 2020” es un programa piloto realizado en Haringey, Reino Unido, por el servicio público para dejar de fumar. En el programa han comparado por dos años la efectividad de cuatro estrategias para dejar de fumar:

– Los cigarrillos electrónicos;

– Las terapias de reemplazo de nicotina en asociación con los cigarrillos electrónicos;

– La terapia de reemplazo de nicotina sola, y

– El medicamento Champix.

El resultado no sorprende. Confirma que el uso de vaporizadores de nicotina ha provocado un 100% de abstinencia del tabaco, de modo que es la opción más efectiva.

¿Cómo funcionó el programa?

Reed Wellbeing (servicio de salud y estilo de vida saludable) ha proporcionado dispositivos de vapeo de nicotina a fumadores durante 24 meses. El objetivo fue evaluar el impacto de los cigarrillos electrónicos como terapia de reemplazo de nicotina a los participantes del programa gratuito para dejar de fumar One You Haringey. Este programa fue un plan piloto con monitoreo a las 4 y 12 semanas. 

Los participantes pudieron elegir entre terapias de reemplazo de nicotina (TRN), como chicles, parches etc., cigarrillos electrónicos o Champix. A quienes seleccionaron cigarrillos electrónicos se les dio gratuitamente un dispositivo y pods de 20 mg de nicotina. De esta manera se les ayudó a dejar de fumar de acuerdo con las pautas de tratamiento del Centro Nacional para el Cese del Tabaquismo y la Capacitación del Reino Unido. Además, se les asignaron coach entrenados en mejoras de salud. 

Los resultados

Los resultados del programa indicaron que los usuarios de cigarrillos electrónicos tienen más probabilidades de lograr el abandono del tabaco en 4 semanas.

Los cigarrillos electrónicos superaron tanto a las terapias de reemplazo de nicotina como al Champix en el primer monitoreo de abandono durante la prueba. Los dispositivos lograron una tasa de abandono del 93% cuando se usaron solos y una tasa de abandono del 72% cuando se combinaron con terapias de reemplazo de nicotina. El uso de TRN resultó en una tasa de abandono del 49% y Champix logró una tasa de abandono del 57%.

En el monitoreo realizado a las doce semanas, el 100% de los usuarios de vaporizadores de nicotina continuaba absteniéndose de fumar. Esto en comparación con el 96% de los participantes que usaron cigarrillos electrónicos acompañados de otra TRN, el 84% de los que usaban solamente TRN y el 91% de los usuarios de Champix.

“La conclusión que se extrae de este piloto es que, en general, los usuarios de cigarrillos electrónicos (con y sin TRN adicional) tienen más probabilidades de lograr un abandono del tabaquismo de 4 semanas que los que solo usan TRN o Champix. Esto también fue evidente en varios grupos claves e indica que los cigarrillos electrónicos son una forma muy efectiva de reemplazo de nicotina para los fumadores que desean dejar de fumar”.


Este artículo es una publicación original. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

La entrada CoEHAR presenta estudio sobre la vareniclina se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones